La Corte Suprema confirmó el fallo recurrido, dictado por la Corte de Apelaciones de San Miguel, el 22 de marzo pasado, que acogió la demanda por daño ambiental presentada en contra de la Corporación Nacional del Cobre (Codelco) por la contaminación de los esteros Carén y Alhué.

En fallo unánime, la Tercera Sala del máximo tribunal confirmó la sentencia que ordenó a la empresa cuprífera reparar el daño medio ambiente provocado por la descarga de relaves en los cursos de agua.

La resolución de la Suprema “que el daño que sufrieron los actores se encuentra asentado en esta causa, estableciéndose que aquél se relaciona con el detrimento de la flora, pérdida de ganado, siembras y afectación de los procesos productivos de carácter ganadero y agrícola de los propietarios ribereños, debido al evento medio ambiental de responsabilidad de la demandada, perjuicios que fueron asentados en virtud de la ponderación de distintos medios probatorios que incluyen la declaración de un testigo presentada por aquélla, quien entrega cinco ítems relacionados con el referido daño”.

Para el máximo tribunal “(…) queda fuera de discusión que existió una pérdida, disminución o detrimento para el medio ambiente y que aquello redundó en un perjuicio que afectó a los actores”.

No more articles