Estamos en el último trimestre del año y este 2017 es especial debido a que nos encontramos ad portas de vivir una nueva elección presidencial y parlamentaria, lo que genera expectativas sobre cómo se gobernará Chile durante un nuevo periodo de 4 años.

El periodo presidencial vigente se ha caracterizado por una fuerte agenda legislativa, la que ha abordado diversas materias de importancia para el país, en el ámbito de la educación, de las mujeres, energía, cultura, agua, medio ambiente, etc, áreas en las que se reconocen nuevos marcos legales que han modernizado y ajustado la legislación que nos acerca un poco más a ser un país OCDE, y no tan solo parecerlo.

Si bien la agenda legislativa ha sido intensa, lamentablemente en la vorágine y el vértigo que se produce en la construcción y enriquecimiento de esta, han quedado en el camino importantes proyectos de ley en materia medio ambiental para el país, proyectos que de ser aprobados podrían generar una gran diferencia entre lo que existe y lo que podría ser.

Entre los proyectos que quedarán pendientes de transformarse en ley, se encuentra el que crea el Servicio de Biodiversidad (Boletín 9404-12) que, si bien se encuentra finalizando su primer trámite en la Comisión de Medio Ambiente del Senado, no se tendrá el tiempo suficiente para iniciar y dar término a su segundo trámite en la Cámara de Diputados, debido a la envergadura de la iniciativa.

Otro proyecto que está quedando en el camino es el que reforma el Código de Aguas (Boletín 7543-12), que se ocupa de la priorización de sus usos, en materia de consumo humano y saneamiento, como también de aspectos ambientales como la sustentabilidad de los acuíferos, caudal ecológico y sistemas de medición de los caudales. Si bien se encuentra en su segundo trámite y ya sorteó la Comisión de Recursos Hídricos, aún queda su paso por la Comisión de Agricultura, Constitución y Hacienda en el Senado.

Por último, un tercer proyecto de importancia ambiental que quedará pendiente de tramitación es el de Protección y Preservación de Glaciares (Boletín 9364-12) que, tras una larga discusión en la Comisión de Medio Ambiente en la Cámara de Diputados, se encuentra a la espera de ser discutido en la Comisión de Hacienda de la misma corporación, por lo tanto, dado que está en su primer trámite, se encuentra lejos de transformarse en ley.

Cabe decir que los tres proyectos mencionados son de vital importancia para enfrentar el cambio climático y sus efectos, la desertificación y sequía, la falta de agua, etc, por lo tanto el Gobierno que asuma el poder debiera tener en su agenda dar continuidad a estas tres materias, tanto por el largo debate que se ha dado en el tenor de las comisiones, como también por los recursos humanos y monetarios invertidos en ellos.

Finalmente, en materia medioambiental, los tiempos para legislar debieran ser más acotados, debido al desafío que implica enfrentar el cambio climático, la acelerada pérdida de biodiversidad y de glaciares, la desertificación de los suelos, y las problemáticas que ello genera y generará a la población, ecosistemas y territorios de nuestro país.

No more articles