Este fin de semana, más de diez avionetas utilizaron las floridas alfombras con las que la naturaleza cubrió el Desierto de Atacama como pista de aterrizaje para que su tripulación pudiera disfrutar de un cocaví. Esto sería un delito, según la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC). Entre los protagonistas de la gracia, estaría nada menos que el nuevo mandamás de SQM -la minera no metálica que ha financiado inescrupulosamente a políticos de Concertación y derecha-, Luis Ponce Lerou, hermano de Julio, ex yerno de Pinochet, y también ex cabeza de la empresa.

Las avionetas no habrían contado con el permiso adecuado para realizar la maniobra de aterrizaje. En cambio, contaban con permiso para realizar un trayecto entre Caldera y Ovalle, que tomó más de cinco horas.

Fue gracias al registro audiovisual que la escena quedó a descubierto, difundiéndose viralmente a través de redes sociales. La comunidad y las autoridades regionales aprovecharon de volver a expresar su repudio, tal como sucedió cuando el ex presidente Sebastián Piñera se fotografió, también, pisando las flores del Desierto Florido

No more articles