Nuevo relleno sanitario en Til Til: Habitantes no quieren ser más el patio trasero de Santiago

La aprobación del proyecto Ciclo, que procesará residuos industriales, mantiene en alerta a las vecinas y vecinos, que buscan detener a toda costa su concreción. Reclaman poca y nada de atención del Gobierno, sin embargo, no están dispuestos a bajar los brazos.

La comuna de Til Til, ubicada a casi una hora al norte del centro de Santiago, se está movilizando por defender la calidad de vida de sus habitantes, ante la posibilidad de la instalación de un nuevo relleno sanitario, lo que es considerado un riesgo ambiental por parte de la comunidad.

Este fin de semana, los habitantes se movilizaron para protestar en contra del proyecto Ciclo, relleno sanitario de residuos industriales de unas 43 hectáreas que fue aprobado el pasado 29 de diciembre por la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región Metropolitana y que le daba vía libre al desarrollo de este nuevo vertedero, que se emplazará en la localidad de Rungue, al interior de la comuna de Til Til.

Este será el tercer relleno sanitario que se concreta en esta comuna, cuyo carácter rural -marcado por la agricultura y la ganadería- se ve en serio peligro de contaminación, en especial sus napas de aguas subterráneas.

Si bien el dictamen no es definitivo, ya que tras la apelación de la comunidad de Til Til el proyecto será revisado por el Consejo de Ministros, el panorama no se ve claro para los intereses de los ciudadanos, ya que las señales de la autoridad son más favorables hacia el proyecto Ciclo. En todo caso, si la instancia ministerial aprueba el proyecto aún queda la posibilidad de acudir a los Tribunales Ambientales para conseguir detener la construcción del relleno.

En conversación con El Ciudadano, el concejal Elvio Santana sostiene que “lo de Til Til está planificado. Las casas más nuevas de la comuna fueron construidas en 2005, y no hay más. En Lampa o Batuco siempre están construyendo poblaciones; Codelco sigue comprando terrenos y los deja botados, sigue comprando flujos de agua y nos los usa. ¿Cuál es el mensaje entonces? No los queremos aquí”.

La dirigenta medioambiental Sabina Martínez, explica a este medio que las necesidades de la comuna no son consideradas por la autoridad, ya que “acá tenemos otras demandas: no tenemos transporte, no tenemos agua. No tenemos el derecho de vivir dignamente”.

Foto: Web Ciclo Chile

Territorio sobreexplotado

La comuna de Til Til, debido a sus características geográficas, se ha convertido en un atractivo paraje para la instalación de procesadoras de basura, rellenos sanitarios y vertederos. Hasta la fecha son dos los que se encuentran activos: Lomas Los Colorados, de la empresa KDM, y Cerro La Leona, de la empresa Gersa, los que han modificado tanto la vida de sus habitantes como el medio ambiente de la localidad.

Esto porque diariamente se vierten toneladas de basura provenientes de las distintas zonas de la Región Metropolitana, lo que provoca molestias en los vecinos por la insalubridad que despliega el transporte de los residuos, que en el caso de la empresa KDM, por ejemplo, se realiza en un tren de 27 carros que a su paso deja un reguero de líquidos percolados.

El concejal Santana sostiene al respecto que “va a llegar el 50% de los desechos contaminantes del país a nuestra comuna, no hablamos solo de Santiago. Ya tenemos dos vertederos, dos relaves mineros y hay que agregar el proyecto 244 de Codelco. Además, tenemos dos cárceles: un Cereco y una cárcel para violadores de derechos humanos. Eso sin considerar las chancheras”.

Ante esta situación, la comunidad se ha organizado en diferentes espacios: Juntas de vecinos, organizaciones ambientales, los propios clubes deportivos o colegios de la zona, con el fin de hacer frente a la amenaza en la que se ha convertido el tratamiento de la basura.

Sabina Martínez -representante de Acción Ambiental y Salud, organización medioambiental conformado por vecinas y vecinos de Til Til, y que han sido uno de los principales referentes de la resistencia que la comuna lleva a cabo- expresa respecto al contexto que se desarrolla, que “somos el patio trasero de Santiago, pero no podemos tolerar este vertedero. No tenemos información de las condiciones en las que se instalará este proyecto a nuestra comunidad”.

Al mismo tiempo, recalca el pesar de la comunidad frente a esta situación cuando señala a El Ciudadano que “la gente siente que no tiene derecho de vivir. Despertamos con los olores de la chanchera, los olores del relleno de KDM. Los encargados de este proyecto dicen que no emitirá olores, vaya a saber uno qué químicos van a ocupar”.

Junto con las aprehensiones que genera este proyecto, se suma que la comuna no es considerada para ningún proyecto productivo que no tenga carga contaminante. De esta forma, el concejal Santana sostiene que “la comunidad está molesta porque todo lo que llega es contaminante. Al anterior ministro de Medio Ambiente se lo planteé: Porque no hacemos un cordón industrial que sea amistoso con el medio ambiente”.

A lo anterior se deben sumar los riesgos que implica la instalación del proyecto Ciclo, lo que es ratificado por la dirigenta medioambiental cuando señala que “nos atemoriza este proyecto porque está emplazado en una quebrada, muy cerca del embalse. ¿Qué pasa con un temblor? Se va a contaminar con productos muy peligrosos para la salud”.

La autoridad no escucha, reprime

En respuesta a la movilización de las y los vecinos, la Intendencia de la Región Metropolitana respondió con fuerte represión por parte de Fuerzas Especiales de Carabineros, que incluso terminó el pasado domingo 16 con el alcalde de Til Til, Nelson Orellana, y el concejal, Elvio Santana, detenidos mientras participaban de la protesta.

De hecho, Santana denuncia de la fuerte represión por parte de Carabineros y que incluso se han tomado las calles de la comuna. En este sentido, el representante municipal sostiene que “hoy la comuna de Til Til está en estado de sitio, Carabineros está hostigando a los habitantes. Cualquiera es sospechoso, eso es lo que estamos viviendo hoy”.

La sensación de desprecio por parte de las autoridades hacia la comunidad de Til Til es lo que más golpea a sus habitantes, tal como lo grafica Sabina Martínez, quien recalca que “sentimos que el Gobierno quiere hacernos callar. Tenemos rabia y pena porque el Rungue que conocíamos ya no existe”.

Finalmente, Martínez destaca que “nosotros pedimos respuestas a la autoridad, salimos a la calle por lo mismo y qué hace el Intendente: manda a Fuerzas Especiales para reprimir. Tenemos cuatro muchachos procesados porque fueron detenidos en las protestas, cuando Carabineros se metieron a nuestras casas e hicieron lo que quisieron”.

@joserobredo

José Robredo H.
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.