“El comienzo del fin”. Así catalogó el senador Alfonso De Urresti la eventual devolución de las eléctricas Enel y Colbún de los derechos de agua al Estado de Chile por el fin del proyecto Hidroaysén.

Las eléctricas estarían planeando devolver los derechos de agua al Estado de Chile por el proyecto que buscaba intervenir los ríos Baker y Pascua, y que buscaba llevar a cabo el mayor proyecto hidroeléctrico del país, junto con la línea de transmisión más larga a lo largo del territorio.

Con esta decisión, que sería dada a conocer a fines de noviembre, momento en que se realizaría el último directorio de la compañía, comienza a cerrarse la historia de Hidroaysén.

“La devolución de los derechos de agua marca un principio del fin. Y quiero ser enfático: el paso de los años ha derribado el relato de la empresa sobre una supuesta escasez energética en nuestro país si no se construían estas centrales. Este es un hito que debiese llevarnos como país a pensar una política energética centrada en la energías renovales no convencionales”, remarcó el senador PS Alfonso De Urresti.

Cabe recordar, que la decisión de las empresas eléctricas se produce tras el anuncio del Tribunal Ambiental de Santiago, que la pasada semana rechazó las alegaciones formuladas por Centrales Hidroeléctricas de Aysén S.A. contra el Comité de Ministros. Con esto, se reafirma la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) desfavorable del proyecto.

A diez años del inicio del polémico proyecto Hidroaysén, se espera el fin a los trabajos y el retorno de los derechos de agua al Estado.

A juicio del senador PS que “la caída del proyecto Hidroaysén es una victoria ambiental, y una victoria ética. Tenemos la oportunidad y la obligación a estas alturas de pensar un nuevo modelo de desarrollo energético con respeto por el medioambiente y las comunidades”.

No more articles