Estados Unidos ha pedido a Israel que modere su reacción a la decisión de la Administración del presidente Donald Trump de reconocer a Jerusalén como su capital.

Los motivos de este pedido es que se espera una reacción violenta y “resistencia” ante la noticia, según un documento del Departamento de Estado de EE.UU. dirigido a los funcionarios diplomáticos israelíes revelado por Reuters.

Washington contempla la posibilidad de que la situación se convierta en una amenaza potencial para las instalaciones y el personal de la Embajada estadounidense en Tel Aviv. “Si bien reconocemos que darán la bienvenida públicamente a esta noticia, les pedimos que restrinjan su respuesta oficial”, señala el comunicado.

Asimismo, Washington asegura que ha establecido un grupo de trabajo interno para “rastrear los acontecimientos mundiales” alrededor de la decisión que incluye el traslado de la Embajada de EE.UU. de Tel Aviv a Jerusalén.

Al respecto, un funcionario estadounidense explicó que este tipo de estrategias se realizan “cada vez que hay una preocupación sobre la seguridad del personal del Gobierno de los EE.UU. o de sus ciudadanos”.

Según la agencia, un comunicado similar fue enviado a las diferentes embajadas estadunidenses en Europa. En este documento el Departamento, se pide a los funcionarios no “prejuzgar” el llamado “estatus final” de Jerusalén, que Israel y Palestina deberán decidir en el marco de los acuerdos de paz.

No more articles