Las fuerzas iraquíes tomaron el control de numerosas localidades y de una cadena montañosa en la comarca de Al Hauiya, en el oeste de la provincia de Kirkuk, uno de los últimos bastiones del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en el norte de Irak, según reportó este sábado la Comandancia Operaciones Conjuntas del país.

El informe añade que unidades de la Policía Federal y del cuerpo de Respuesta Rápida, apoyadas por las milicias progubernamentales Multitud Popular, se hicieron con 25 poblaciones de esa comarca. Asimismo, controlaron de forma completa el municipio de Al Zab, hasta la orilla del río Tigris, que pasa por el oeste de Al Hauiya.

Por su parte, los uniformados de las Fuerzas Antiterroristas expulsaron a los yihadistas de las localidades de Al Naml y Jalaf al Ali, al oeste del río Tigris, y dominaron la cordillera de Januka. Mientras, en la comarca de Al Sharqat, ubicada en la provincia de Saladino (norte) junto al límite territorial con la de Kirkuk, las fuerzas conjuntas también están avanzando frente a los yihadistas, que dominan el este de la región, en la orilla oriental del Tigris.

Las fuerzas conjuntas iraquíes -integradas por unidades de la Policía, el Ejército y milicias progubernamentales- pretenden expulsar a los extremistas de los últimos territorios que controlan, después de haberles arrebatado el pasado julio la ciudad de Mosul (norte), la mayor que dominaron en Irak desde junio de 2014.

El comandante de la Policía Federal, Raid Shaker Yaudat, anunció temprano este sábado que en los últimos dos días, sus hombres tomaron el control de 41 localidades y un total de 480 kilómetros cuadrados, de donde evacuaron a 90 familias. Asimismo, mataron a 225 miembros del EI y destruyeron 24 vehículos bomba y 56 artefactos explosivos.

No more articles