El papa Francisco lamentó hoy la falta personal para poder agilizar los procesos por los casos de curas pederastas, de los que dijo que “hay dos mil amontonados”, durante la rueda de prensa en el vuelo de regreso de su viaje al santuario portugués de Fátima.

Al respecto, explicó que se está estudiando la creación de unos “Tribunales continentales”, que se instalarían en varias ciudades de cada continente para ocuparse de los correspondientes casos y acelerar las decisiones.

Francisco lamentó ante los 70 periodistas que le acompañaron en este viaje la salida de la Comisión para la protección de menores que él mismo creó de Mary Collins, que había sido víctima de abusos en su infancia por parte de un sacerdote.

Collins abandonó esta comisión, lamentó los retrasos en sus gestiones y acusó a la Congregación para la Doctrina de la Fe de crear obstáculos para las decisiones del papa, como la creación de tribunales específicos para estos casos.

“Es una buena mujer y un poco tiene razón”, aseguró Francisco, quien confesó que hay cerca de “dos mil casos amontonados”.”Hay poca gente, se necesita más gente capaz de hacer esto y se han admitido otras dos o tres personas más”, dijo el pontífice, quien agregó que se están tomando medidas para solventar los retrasos, como el nombramiento de otro director de la oficina disciplinaria.

No more articles