En una protesta que busca ponerle un freno a la reforma laboral y a la reforma previsional, los gremios de la Corriente Federal, Camioneros y las dos CTA, junto a los movimientos sociales, se preparan para marchar esta tarde al Congreso trasandino.

La movilización contra el gobierno de Macri y en rechazo a las políticas de ajuste y de pérdida de derechos sociales que implican los proyectos de reforma laboral, previsional y el pacto fiscal con los gobernadores–, se realiza en tensión con la cúpula de la CGT, el mayor sindicato argentino.  La consigna es “No es reforma, es ajuste. Basta!”

El Gobierno argentino, resolvió hacer a su vez un gesto político ante la marcha: con la manifestación en la calle, el Senado va a debatir la reforma previsional, decisión para la que cuenta con los senadores del sector del peronismo, entre los que se encuentran exaliados a Cristina Fernández de Kirchner.

 

Los cuestionamientos que se hacen a la reforma labora, explica el diario Página/12, pueden resumirse en los siguientes puntos:

– El proyecto abarata las indemnizaciones por despido, al excluir de su base de cálculo el aguinaldo y los bonos. Esto licúa el poder disuasorio de cualquier indemnización.

– Insiste en la legitimación de las pasantías, que funcionan en realidad como un mecanismo de fraude laboral, haciendo del empleo joven un empleo precario.

– Limita el principio de irrenunciabilidad de derechos adquiridos, lo que facilita que los trabajadores sean presionados para ceder mejoras.

– Elimina la responsabilidad solidaria de las empresas que tercerizan empleados, lo que afecta tanto los derechos de los trabajadores como el modelo sindical por actividad.

– Permite la creación de fondos de despido a costa del trabajador.

No more articles