Ayer dos nuevas manifestaciones por Isla Riesco y “caso bombas” en Santiago

Una protesta en contra del proyecto minero de extracción de carbón en Isla Riesco, en la región de Magallanes, y la otra en apoyo a la situación que viven los imputados por el llamado “caso bombas”, en huelga de hambre desde el lunes pasado, ocurrieron ayer al atardecer, en el centro de la capital.

En la manifestación organizada por la Coordinadora Chilenos por Isla Riesco se repartieron afiches y exhibieron pancartas con frases contra la minera. La actividad contemplaba una marcha hacia la Plaza de la Ciudadanía, frente a La Moneda, para finalizar con una “velatón”.

Al iniciar la marcha, Luis Mariano Rendón, uno de los voceros de los manifestantes y miembro de Acción Ecológica, llamó a rechazar “que sigamos siendo uno de los mayores emisores de dióxido de carbono en América Latina”, y propuso que el país debe avanzar hasta “generar energías renovables no convencionales”.

A su vez, los manifestantes recordaron las promesas de campaña de Sebastián Piñera en torno al tema energético y su compromiso de impulsar las energías limpias, en detrimento de fuentes altamente contaminantes, como el carbón. No obstante, Rendón afirmó que “cuando se asume el poder, cambia el discurso”, y señaló que el objetivo del Gobierno de duplicar la producción de energía para los próximos diez años, sólo beneficia a los grandes proyectos mineros.

Además, los manifestantes criticaron que la decisión de aprobar la minera sea una resolución centralista “pasando por encima de las comunidades regionales, ya que son funcionarios del Presidente de la República los que deciden si se rechazan o se aprueban estos proyectos”, y recordaron que la reforma de la Ley de Medio Ambiente –realizada durante la última etapa del gobierno de Michelle Bachelet– eliminó la participación de los consejeros regionales “de la instancia decisoria sobre los proyectos que se someten al sistema de evaluación ambiental”.

LLEGA LA REPRESIÓN

Tras la lectura de los discursos, la columna de manifestantes marchó de forma pacífica, a lo largo del Paseo Ahumada y Huérfanos rumbo a la Plaza de la Ciudadanía, gritando consignas y cánticos contra la Minera Isla Riesco y el Gobierno. En un primer momento, a la altura de calle Morandé, la marcha intentó ser reprimida por Carabineros, no obstante éstos últimos permitieron que continuara hasta la esquina de Huérfanos con Teatinos.

En el lugar, la marcha fue definitiva disuelta por carros “lanza aguas” y la acción de Carabineros, quienes establecieron un cordón policial que impidió a los manifestantes avanzar hasta las cercanías de La Moneda. En total, durante la acción represiva, fueron detenidos cerca de 20 personas, entre ellos los voceros de la marcha y manifestantes que en todo momento habían mostrado una actitud pacífica.

Al igual que en otras ocasiones, las acciones para disolver la protesta fueron consideradas “absolutamente desmedidas” por los participantes y atentatorias contra la libertad de expresión de los ciudadanos.

Tras la disolución de la movilización, un grupo de manifestantes se reagrupó, esta vez, en Plaza de Armas, para finalizar la jornada con la “velatón” que tenían programada realizar.

MITÍN EN APOYO A PRESOS POLÍTICOS

Paralelamente, a la misma hora, grupos de familiares y amigos de los imputados por el “Caso Bombas” se reunieron en Plaza de Armas para exigir el fin de lo que llaman “un montaje policial”. Así, a través de gritos y pancartas, informaron a los ciudadanos que circulaban por la zona de las irregularidades en el juicio que implica a los detenidos del 14 de agosto.

La manifestación se desarrolló con tranquilidad, pese al clima de tensión vivido tras la revocación de libertad provisional de Omar Hermosilla y Vinicio Aguilera, quienes tuvieron que regresar ayer a la cárcel, tras una decisión tomada ayer por la Corte de Apelaciones.

Uno de los puntos subrayados por quienes participaban de la protesta, se refiere a la huelga de hambre que mantienen 12 de los procesados por la supuesta colocación de artefactos explosivos en diferentes zonas de la capital.

“En el momento en que se anunció que se había revocado su libertad, él anunció su huelga de hambre en la calle. Esta huelga es porque han pasado más de 6 meses de investigaciones y aún no ha habido tiempo para juicio. Es más, Peña (el fiscal) quiere pedir una recalificación de los delitos para el 12 de marzo, lo que podría sumar más tiempo de prisión preventiva”, puntualizó Verónica Garín, pareja de Omar Hermosilla.

Según información entregada durante la manifestación, los imputados que actualmente se encuentran en huelga de hambre están en celdas de castigo, sin acceso a luz. Esta situación se mantendría durante los próximos 10 días.

Por Christian Armaza y Vanessa Vargas

El Ciudadano

Fotos: Gabriel Ortega

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.