Poniendo énfasis en la pronta tramitación de la ley de matrimonio igualitario y en la necesidad de aprobar la ley de Identidad de Género, miles de personas -100 mil según el Movilh, 5 mil según carabineros- participaron en la Marcha por la Igualdad “Santiago Parade”, convocada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) con el respaldo de varias organizaciones de derechos humanos.

La manifestación se enmarcó en el Día Internacional de la Tolerancia declarado por la ONU. Sin embargo, esta oportunidad fue especial debido al contexto electoral de la segunda vuelta presidencial, por lo que se pudo apreciar a distintos personeros del oficialismo en la marcha.

Así, en Plaza Italia, hicieron uso de la palabra el candidato presidencial Alejandro Guillier y su esposa Cristina Farga, el canciller Heraldo Muñoz, el Ministro de Desarrollo Social, Marco Barraza y el director del Instituto Nacional de la Juventud, Nicolás Farfán, el presidente de PS, Álvaro Eizalde y las diputadas Camila Vallejo y Karol Cariola.

Lo mismo hiciera las/as embajadoras/as de la Unión Europea, Stella Zervoudaki, y de Estados Unidos, Carol Pérez; de Holanda, Harman Idema, la consejera política, cultura y comunicación de la Embajada de Dinamarca, Trine Danklefsen; el consejero de asuntos políticos y económicos de la Embajada de Bélgica, Christian Dooms; la encargada de negocios de la Embajada de Suecia, Karin Henriksson, el consejero político de Francia, Xavier Thiery, y la representante de la Embajada de Finlandia, Leea Lamminpää.

El evento, desarrollado con el respaldo del Injuv y de su encargado de diversidad, Sebastián Gayoso, finalizó con un masivo evento artístico y electrónico en Plaza Los Héroes, donde intervino con un video la ministro Paula Narváez, así como el Subsecretario de Gobierno, Omar Jara. A él, el Movilh entregó una distinción dirigida a la presidenta Michelle Bachelet, por haber firmado el Acuerdo por la Igualdad ante la CIDH.

Demandas

Durante la marcha, el Movilh, en palabras de su vocero, Oscar Rementería, exigió “la ley de identidad de género con suma urgencia, pues día a día niños, niñas, adolescentes y adultos trans ven vulnerado un derecho básico, cual es el poder ser identificado legalmente con el nombre y sexo social que realmente los representa. Esto trae problemas en el trabajo, en la educación, en las familias. Se trata de un circulo vicioso de vulnerabilidad que debe romperse. La ley está estancada en la Cámara de Diputados, exigimos al Ejecutivo que le dé suma urgencia”.

En relación al matrimonio igualitario, Rementería apuntó que “hoy venimos a decir con fuerza que en Chile existe una ley homofóbica. Nos referimos a la ley de matrimonio heterosexual actualmente vigente, que niega este derecho a otras personas sólo porque aman y desean a otras de su mismo sexo. Esta situación es intolerable”.

A la par, otra de las voceras del Movilh, Daniela Andrade, recordó que “por cierto que cuando hablamos de matrimonio igualitario este incluye la adopción homoparental. Por los niñas y niñas es que luchamos por la adopción”.

En ese sentido, tanto la adopción homoparental, como el matrimonio igualitario y la ley de identidad de género, son parte de los compromisos que el Estado se comprometió a impulsar en el Acuerdo por la Igualdad que firmó con el Movilh, ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIHD).

“No nos cansaremos de exigir a todas las autoridades y candidatos que se oponen al matrimonio igualitario a que digan de cara el país si respetarán o no éste compromiso asumido por el Estado de Chile ante el sistema interamericano de DDHH. Sea cual sea el Gobierno de turno está obligado a respetar este acuerdo, al margen de las opiniones personales de quienes gobiernen”, concluyó el dirigente Diego Ríos.

Información y fotos: Movilh

 

No more articles