La ministra de Educación, Adriana Delpiano, afirmó que la apuesta del Gobierno para asumir el cierre de la Universidad Arcis recae en la socióloga Marisa Blázquez, a pesar del rechazo en primera instancia del Consejo Nacional de Educación (CNED) por falta de quórum.

La profesional es la actual directora nacional de Desarrollo Curricular y Evaluación en la Universidad San Sebastián.

Desde la Federación de Estudiantes de la U. Arcis (Feuarcis) reaccionaron ante el anuncio de Delpiano. «Lo que nos interesa es que sea la persona idónea para el cargo, alguien que tenga una expertise técnica, conozca el mundo académico como la palma de su mano, para que pueda dar solución a los múltiples problemas que tenemos actualmente derivados de la mala gestión de la administración provisional de Patricio Velasco», afirmó su presidenta, Sandra Beltrami.

«Esperamos que el CNED elija a la persona adecuada, a un académico y que este retraso se deba a una discusión académica respecto del curriculum de la postulante y no por cuoteo político. Esperamos también que la persona que se elija no quiera manejar ARCIS como una empresa, por que la educación no es un bien de consumo», agregó la vocera CONFECh.

La dirigenta sostuvo que la gestión de un administrador de cierre no debe ser de carácter político, sino que debe preocuparse por la calidad. Para eso, Beltrami plantea que los docentes despedidos deben ser recontratados, además de restablecer las becas que han sido quitadas a un grupo de estudiantes.

«Una cosa es que la Universidad se vaya a cerrar y otra es que mientras eso ocurre recibamos una educación indigna, arbitraria y que no tenga la calidad de ARCIS, tenemos derecho a que se mantenga la calidad en la educación de una universidad emblemática, con prestigio por haber sido uno de los principales centros de pensamiento crítico de Latinoamérica y es por eso que queremos a nuestros profes de vuelta», subrayó la presidenta de Feuarcis.

No more articles