Al parecer existen personas que no entienden del todo para que trabaja un periodista, que papel es el que desempeñamos en la sociedad y más específicamente, en nuestras comunas.
No es menos cierto que algunos compañeros han desviado el perfil de la profesión,-sobre todo a nivel televisión- también los hay de aquellos que jamás tuvieron el espíritu , hay buenos y malos colegas en esta tierra como hay sanas y malas manzanas en todo huerto.

Y es que queridos ciudadanos, para ser claro, nuestro fin no es otro que el velar por la búsqueda de la verdad y la transparencia, el luchar porque usted tenga mejores condiciones de vida, el defenderlo cuando sea necesario y meritorio, el investigar por usted si se siente agredido , el ser un aliado de las buenas ideas de un gobierno local y el ser su primer detractor si equivocase su rumbo.

Así frente a esta postura para muchos los periodistas son y serán personas no gratas, seres que con herramienta del papel y lápiz recorren la ciudad para llevarle a su hogar los pormenores del espacio físico que habitamos.

Pero téngase en cuenta que un buen amigo no es aquel que aplaude todas sus proezas, un buen amigo es quien te hace ver tus errores, sin juzgarte, sin agredirte, te aconseja….te propone.

Apresurando nuestro escribir pues ya debemos llevar este edición a imprenta, se despide contento de la fuerza que comienza cobrar El Ciudadano en nuestro territorio local, gracias a su interés en esta herramienta para la comunicación humana, su periodista y suplementero :

Bruno Sommer

No more articles