Aladin Marine, la otra cara de Agustín

Esta jornada, ocupando las páginas de El Mercurio, el octogenario director del órgano de la derecha chilena publicó sus descargos a las preguntas formuladas por Ciper. Una serie de nubarrones que se suman a la ya oscura biografía del “Ciudadano Kane” criollo.

agustin edwards

La explosión del escándalo financiero de “Panama Papers”, dando cuenta de la serie de trucos que las grandes fortunas mundiales desarrollaban en paraísos fiscales, evadiendo tributos y aumentando de manera considerable sus utilidades.

Chile, o sus grandes fortunas mejor dicho, por supuesto que dice presente en este festival de evasión y posibles delitos económicos. Hasta el momento se han dado cuenta de las acciones de personajes como Alfredo Ovalle (ex presidente de la CPC), Hernán Büchi (ex candidato presidencial y ex ministro de Hacienda de Pinochet), y otra serie de notables; sin olvidar a los bufetes de abogados que intermediaban en la serie de operaciones que estas sociedades offshore desarrollaban en Centroamérica, donde destaca el que integraba el ex senador y coronel UDI, Jovino Novoa.

Pero uno de los personajes destacados de esta historia es Agustín Edwards Eastman, dueño de la cadena El Mercurio, y que a través de su sociedad Aladin Marine Corporation, cuyo domicilio desde 1994 se encuentra en las Islas Vírgenes Británicas, aparece vinculado a este escándalo.

Aladin Marine Corporation, según versa la defensa del apoderado  del vetusto símbolo de la rancia derecha nacional – el abogado Felipe Lyon – fue creada a partir de los recursos obtenidos por Edwards en su permanencia en Estados Unidos entre 1970 y 1974 como vicepresidente de Pepsi.

Recordemos que Edwards en 1970 fue acogido por el gobierno de Richard Nixon, siendo el articulador del financiamiento para llevar a cabo el sabotaje económico y posterior golpe de estado contra el gobierno de Salvador Allende.

Entre las respuestas destacadas del representante del dueño de El Mercurio se puede señalar que “la totalidad de sus activos están radicados en los Estados Unidos de América”, lo que se contradice con el registro de residencia de la sociedad en lasIslas Vírgenes.

Además agrega, sin dar mayores detalles que “Aladin se financió con dineros tributados en Chile, que fueron registrados y su salida fue formalizada conforme exige nuestra normativa cambiaría”, manteniendo de esta forma las dudas respecto a los movimientos de dineros efectuados por esta sociedad offshore.

Esta historia recién comienza, y a la espera de antecendentes que seguirán engrosando la oscura biografía de Agustín Edwards.

José Robredo H. El Ciudadano
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.