Se trata Joesley Batista, uno de los propietarios de la empresa JBS, quien confesó a la justicia que el grupo económico paga sobornos al presidente de Brasil, Michel Temer, desde 2010. Este dato sigue agitando las aguas de la política en el país más grande de Sudamérica, luego de que el tribunal divulgara unos audios que comprometen al actual mandatario con casos de soborno relacionada a la misma empresa de Batista.

Cabe destacar que la Corte Suprema inició una investigación contra Temer. En el caso de que se instale un proceso judicial en su contra, informa Cooperativa, este podría ser destituido de su cargo. En todo caso, este viernes se dirigió a todo Brasil diciendo que no estaba dentro de sus planes la renuncia.

En ese contexto aparecen estos nuevos documentos sobre corrupción y soborno que involucran principalmente a Temer. Uno de esos “favores” habría sucedido en el Ministerio de Agricultura (JBS es una empresa que procesa carne) a cambio de unos $20 millones de pesos chilenos, entre 2010 y 2011.

Álvaro Díaz, senador que apoyó a Temer, y por consiguiente, la destitución a Dilma Rousseff, declaró que “las reformas quedan paralizadas mientras este impasse no sea superado con la renuncia del presidente, eventualmente con una elección que tiene que ser indirecta o con la modificación a la constitución para realizar elecciones directas”.

No more articles