A través de un comunicado, el Ejército se refirió este viernes al caso de destrucción de documentación de la Dirección de Inteligencia de la institución (DINE) y aclaró que el recién designado comandante en jefe, general Ricardo Martínez, no participó de estos hechos.

Según indica la comunicación oficial del Ejército, en enero de 2016 se ordenó la instrucción de una investigación sumaria administrativa, para “averiguar y esclarecer los hechos que dicen con el tratamiento regular que debió tener la documentación en poder de la DINE de los años 1980 y 1982” y que para tales efectos se designó como fiscal a un oficial general.

En junio de 2016, añaden en la institución, el general Martínez, jefe del Estado Mayor General del Ejército, recibió el dictamen fiscal y resolvió “que dado el tiempo transcurrido desde la comisión de los hechos, jurídicamente y en el ámbito administrativo de su competencia, no resultaba posible decretar medidas disciplinarias en contra de los eventuales responables por encontrarse prescrita dicha responsabilidad administrativa”.

“No obstante, se efectuó un reproche ético y moral respecto de la ocurrencia de estos hechos, que contravienen la doctrina institucional al no haberse dado cumplimiento a lo dispuesto reglamentariamente para los casos de destrucción de documentación. Es decir, el general Martínez, en su calidad de Jefe del Estado Mayor General del Ejército, no dispuso la destrucción de documento alguno”, enfatizó la declaración.

Asimismo, el Ejército informó que Martínez, en su rol de Jefe del Estado Mayor General de la institución, como responsable de las comunicaciones y cumplimiento de lo requerido por el Poder Judicial, entregó al ministro en visita extraordinaria, Alejandro Madrid, copias completas de la investigación sumaria.

No more articles