Al igual que su antecesor, Rodrigo Valdés, el actual ministro de Hacienda de Michelle Bachelet, Nicolás Eyzaguirre, defendió “las virtudes” el actual sistema de pensiones, señalando que pasar de un modelo de ahorro a uno de reparto sería “pan para hoy y hambre para mañana”.

“No puedo decir cosas categóricas a nivel de titulares, porque la diferencia está en los detalles. La primera discusión clave es si queremos un sistema de ahorro o uno de reparto. Lo he dicho en muchas oportunidades, creo que la gran ventaja de nuestro sistema de pensiones es que es ahorro, porque eso sin duda alguna favorece el crecimiento. Aumenta las posibilidades de inversión. En cambio, en el reparto, el activo que ahorra se lo pasa al pasivo que lo consume, por tanto no hay ahorro. Esa diferencia es fundamental, y como ya pagamos los costos de pasar de un sistema de reparto a uno de ahorro, volver a uno de reparto es pan para hoy y hambre para mañana. Dado el envejecimiento de la población, como los activos serán cada vez menos en proporción a los pasivos, el sistema es insostenible”, declaró el ministro al diario La Tercera.

Eyzaguire añadió sobre el punto que “otra discusión es quién ‘trabaja’ esos ahorros, y bajo qué reglas. El 5% que nosotros vamos a destinar a este Consejo de Ahorro Colectivo tiene otras reglas, pero es de ahorro, solo hay transicionalmente un pequeño esquema de reparto, pero que en mediano plazo es plenamente de ahorro. El gobierno de la Presidenta Bachelet claramente se ha jugado por un esquema de ahorro, no uno de reparto, aunque entendemos que hay una situación dramática en las pensiones de hoy, por tanto tenemos un reparto transitorio que permite elevar en 20% las pensiones de hoy”.

“Una vez definido el tema ahorro-reparto, hay dos temas que discutir. Si ese ahorro es completamente individual o puede tener elementos de seguridad social y de solidaridad, sea entre hombres y mujeres, los que generan más y menos renta, o entre quienes trabajan con los que tienen una laguna previsional. Eso es un sistema de seguridad social. Ahora, como igual habrá ahorro, alguien los tiene que hacer rendir. Eso ocurre en todas partes del mundo, y algunos países tienen solo entes estatales que recogen cotizaciones y contratan agentes de inversión para que los hagan rendir”, agregó el ministro de Hacienda.

Finalmente, Eyzaguirre manifestó que le pareció “muy buena” la propuesta de Alejandro Guillier, “en el sentido de terminar con el monopolio de las AFP. Puede haber muchos agentes de inversión que compitan por sacar rentabilidad de los fondos. Quien recoge las cotizaciones es más bien transaccional y pudieran no necesitarse múltiples instituciones (…) El valor agregado en el tema de pensiones, es la rentabilidad que se le saque a los ahorros. El quién colecta las cotizaciones es un tema trivial”, expresó.

“Lo fundamental para la economía chilena es que continúe siendo un esquema de ahorro y políticamente, cómo se distribuya entre los cotizantes el rédito de ese ahorro; esto es la solidaridad del sistema. Ese es el debate de verdad y en eso estoy en contra de volver al sistema de reparto”, concluyó Eyzaguirre.

 

No more articles