Este viernes el parlamento francés aprobó una nueva regulación que impedirá el nepotismo en los funcionarios públicos, es decir, para impedir que alguien que ocupa un espacio del Estado tenga la oportunidad de contratar a un familiar.

La “Ley de Confianza en la vida pública” –462 votos a favor, 74 en contra y 65 abstenciones– era una promesa de campaña del actual presidente del país galo, Emmanuel Macron. De esta forma, funcionarios, ministros, diputados y otros cargos de representación popular no tendrán la opción de contar específicamente con los servicios de cónyuges, padres o hijos, informa La Tercera.

Aquellos miembros del aparato administrativo francés que cometan este nuevo delito, arriesgarán una pena de tres años de prisión y una multa de 45 mil euros. En algunos casos, incluso, podría implicar la devolución de los dineros pagados a ese familiar.

Esta nueva regulación, que todavía no entra en vigencia, no estaría exenta de obstáculos. Diputados del partido Los Republicanos, conocido por su vocación conservadora, irán directamente al Consejo Constitucional para someterla a una evaluación.

No more articles