Estas elecciones cumplirán un rol fundamental para el gobierno del recién asumido mandatario, ya que cimentarían el camino para que su proyecto político pueda concretarse en los cinco años de administración que recién empieza.

Así la elección como primer ministro de Édouard Philippe, diputado y alcalde en ejercicio del puerto de Le Havre y miembro del ala moderada de la derecha francesa, fue la primera jugada para atraer apoyos de los electores de Republicanos a su gobierno. La movida tuvo efectos positivos para Macron: Veinte diputados de la fuerza conservadora se cuadraron tras su figura.

El segundo movimiento del presidente Macron se dio con la visita, inmediatamente después de asumir el cargo, a la canciller alemana Angela Merkel, a fin de dar una clara señal para Europa y los grupos nacionalistas y de extrema derecha de Francia.

De esta forma, el escenario político en Francia comienza a moverse al ritmo que impone Macron, lo que ratifica el desgaste y el escaso margen de acción de los partidos tradicionales galos.

En este sentido, al ser consultado por El Ciudadano, el cientista político francés Pierre Lebret sostiene que “su personalidad caracterizada por el dinamismo y hombre convincente, sin duda le servirá para establecer reformas y darle un nuevo impulso a la Unión Europea. Su viaje a Alemania para encontrarse con Angela Merkel, es una clara señal para el resto de Europa, y particularmente para los nacionalistas”.

Al mismo tiempo, Lebret agrega, respecto de su posición ideológica, que “su programa político es liberal en el plano valórico, pero liberal también en temas socio económicos”. En ese sentido, explica que “la presión de la Comisión Europea sobre Francia es grande, cuenta con una deuda alta y para reducirla el nuevo mandatario deberá reactivar la economía. Para ello tiene previsto disminuir por ejemplo el número de funcionarios públicos. Para evitar altos niveles de rechazo debe priorizar el empleo joven, donde la tasa de desempleo para el rango de edad entre los 18 y 26 años es de 24,5%”.

Mientras, para Franck Gaudichaud, doctor en ciencia política francés, “el inicio del gobierno de Macron confirma lo que se estaba planteando en la campaña presidencial: Intentar romper con los bloques existentes y, al mismo tiempo, reafirmar la continuidad de las reformas económicas, liberar el trabajo y afirmar el proyecto europeo liberal”.

Al mismo tiempo, desde el punto de vista económico, Gaudichaud sostiene que primará el perfil neoliberal del ex ministro de Hacienda de Francoise Hollande, cuando expresa: “sus anuncios principales confirman que será un Presidente de combate en términos neoliberales. Es el Presidente banquero”.

Parlamentarias y el factor Philippe

El primer desafío de Macron son las elecciones parlamentarias, que en un mes más se llevarán a cabo en Francia. Esta será la instancia para comprobar la efectividad de la estrategia de estos primeros días, donde la figura del nuevo Primer Ministro, Édouard Philippe, cumple un rol fundamental.

Según Gaudichaud “Macron se quitó la máscara y en el plano táctico es muy ofensivo. Elige a un diputado de la derecha, que además fue un cuadro de la principal empresa nuclear de Francia, y sigue desestabilizando a los bloques tradicionales. De hecho 20 diputados dieron su apoyo al gobierno”.

A lo que Lebret agrega que “es un guiño al sector de la centro derecha francesa de cara a las próximas legislativas. Un moderado de centroderecha muy cercano al ex primer ministro Alain Juppé. La llegada de Philippe sin duda dividirá la derecha, entre los moderados que querrán apoyar – o incluso sumarse – al nuevo gobierno, y los conservadores de Republicanos que cumplirán un rol de oposición”.

“Esta nominación, además de la juventud de quien liderará la acción gubernamental, significa la voluntad del Presidente Macron de profundizar el cambio en el espectro político galo”, recalca el analista.

Gaudichaud, en tanto, remarca que el perfil que va ir tomando el gobierno de Emmanuel Macron será de crentroderecha, ya que “pesca en aguas de derecha para conformar mayorías en la parlamentaria. Está conformando un bloque de centro derechas, más ciertos apoyos del Partido Socialista”.

Así, el cientista cierra expresando que “con las jugadas que ha realizado Macron el resultado parlamentario está abierto”. Algo -agrega- que no se veía antes, a pesar del gran apoyo mediático. “Con el anuncio del nuevo primer ministro se abre a tener una mayoría que supere a los partidos tradicionales”, concluye.

No more articles