El Gobierno de Chile protestó hoy “enérgicamente” por las declaraciones del ministro de Justicia de Bolivia, Héctor Arce, en las que calificaba de “infamia para la Justicia” la detención en territorio chileno de dos militares y siete trabajadores aduaneros acusados de asalto y robo de camiones.

“Chile hace ver su más enérgica protesta por las expresiones injuriosas, realizadas durante una visita a nuestro país, del ministro de Justicia de Bolivia”, informó la Cancillería chilena en un comunicado difundido este jueves, el cual además condena su alusión “absolutamente inaceptable a la presidenta de la República (Michelle Bachelet), razón por la que se decidió denegar la visa para su reingreso”, enfatizó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

La presidenta chilena había dicho en marzo pasado que los nueve bolivianos ya “se habían robado un (camión y) querían robarse nueve camiones con productos”, por lo tanto, esto “constituye penetración del territorio chileno y comisión de delito, pero lo determinará la justicia… habrá una audiencia con la Fiscalía y jueces, donde se fijarán las conductas”.

Arce afirmó el jueves pasado, durante una visita al penal Alto Hospicio, donde se encuentran detenidos los nueve bolivianos, que “quedara seguramente grabado en la infamia de la injusticia y en la infamia de los casos abusivos”. De hecho, el Gobierno boliviano sostiene que el incidente ocurrió en territorio de ese país, cuando los funcionarios cumplían una misión de combate al contrabando.

Finalmente, la Cancillería chilena mantuvo que la negación de la visa al ministro de Justicia de Bolivia no tiene ningún efecto sobre el derecho a la defensa de los ciudadanos bolivianos detenidos e incidió en que las “las acusaciones reiteradas” de las autoridades del país vecino no tienen “fundamento”.

No more articles