Si bien no formó parte del proceso de primarias tal como el conjunto del oficialismo, Alejandro Guillier ha dado que hablar. Aunque no necesariamente mantiene una línea, ni se podría afirmar que marca la agenda de los otros participantes o la prensa, no deja de participar de la misma.

Para entender cómo llegó Guillier a la complicada situación actual -a la postre, estancado en las encuestas- cabe detenerse en las relaciones políticas al interior de la Nueva Mayoría. La decisión del Partido Socialista de abanderarse por el senador por Antofagasta dejó sin piso a Ricardo Lagos -proclamado por el PPD- y produjo un efecto-almeja en la Democracia Cristiana, quienes resolvieron no participar de una eventual primaria legal si no era contra el ex mandatario. ¿Resultado?: Guillier se dedicó durante el primer semestre a juntar las 50 mil firmas necesarias para inscribirse como independiente.

La DC, por su parte, se dedicó el mismo tiempo a administrar la conflictividad interna que implica haberse jugado por una candidata que no arranca en las encuestas y que ha tenido escaso éxito aun en ordenar una oferta parlamentaria ante la ciudadanía, meta fundamental para sus pretensiones de rescatar una identidad democratacristiana.

Guillier y la centro izquierda, por su lado, han levantado críticas al cuerpo de notarios que habrían puesto cuesta arriba la recolección de firmas para la inscripción, proceso que culminó el día viernes 4 de agosto en la tarde. La semana siguiente, el diputado Sergio Aguiló (Izquierda Ciudadana) denunció un supuesto “cerco informativo” que aislaría la campaña del senador Guillier, cuestión que fue enfáticamente rebatida por los periodistas del medio. Días después, el candidato a La Moneda argumentó que recién después del 4 de agosto había comenzado su campaña.

Cerco informativo

Sergio Aguiló conversó con El Ciudadano y se detuvo a desarrollar un poco a qué se refiere con el concepto de “cerco informativo” que echó a correr hace unos días.

Acusa que “los grandes medios, es decir, toda la televisión abierta y las dos cadenas de diarios, han realizado un cerco informativo en torno al candidato Alejandro Guillier”. Se refiere a que, por ejemplo “el día que inscribió su candidatura, ninguno de estos medios mostró imágenes o fotografías de las más de tres mil personas que lo acompañamos al SERVEL”; a ello, se sumaría que “es muy fácil medir el tiempo en TV y el espacio que le brindan los medios escritos a nuestro candidato, comparándolo con el tiempo y espacio entregado a Piñera”, afirmó el diputado de la Izquierda Ciudadana.

En este sentido, el parlamentario criticó “el escandaloso silencio de las dos cadenas de prensa escrita sobre la conclusión judicial del asesinato del ex Presidente Frei. Porque este silencio es también una forma descarada de favorecer al candidato de la derecha”.

Ni declaraciones ni entrevistas

Especialmente duras fueron las respuestas que en público y en privado realizaron las y los periodistas del frente político ante esta idea. En este ámbito, profesionales del sector han apuntado todo tipo de dificultades para cubrir al abanderado del progresismo de la Nueva Mayoría.

Puntualizan que el punto de vista periodístico no se toma en cuenta. Entonces, algunas pautas son citadas con escasa antelación, o en lugares en los que se dificulta una correcta cobertura; incluso se cita a lugares en los que derechamente no hay factibilidad técnica para hacerlo.

Por otra parte, también se ha objetado la convocatoria a prensa sin que Guillier haya tenido contemplado dar declaraciones a los periodistas. O bien, si lo ha hecho, se comenta que el abanderado es “medio apretado con las cuñas”, según señalan en off los profesionales.

En el espacio editorial de CNN Prime correspondiente al 7 de agosto, la periodista Mónica Rincón espetó que la candidatura de Alejandro Guillier “ha aplicado una estrategia de silencio. Suele evitar entrevistas y llama a puntos de prensa sin aceptar preguntas”.

Cuando se le han ofrecido entrevistas, Guillier se ha negado. Así lo afirmó el también conductor del noticiario, Daniel Matamala, quien indicó que “este año ha resignado todas las invitaciones, por ejemplo, a nuestros programas: CNN Prime y tolerancia Cero”. En tanto, el periodista Fernando Paulsen subrayó en Radio La Clave que Guillier participaría de alguno de sus espacios televisivos cuando deje de decir “no gracias”.

Esto sumado a que el candidato enfatizó sus primeras intervenciones en medios de comunicación que solo ocasionalmente dan cobertura a temas políticos nacionales -como Caras y Reuters-, lo que finalmente ha vuelto el tema del “cerco informativo” en un objeto de humor.

Fuera de campaña

Más allá de la polémica levantada desde aquella alocución del diputado Aguiló, Guillier ha reconocido que la anterior fase de su candidatura difícilmente podría considerarse campaña. En específico señaló en Caras que “sin hacer campaña, tengo intactas las posibilidades de ser presidente”, se refiere a que, a pesar de haber sido proclamado por dos partidos políticos, “siendo independiente no podía hacer actividades como candidato”.

Por tanto, se desprende de esa afirmación que no ha habido una campaña propiamente concebida ni desplegada en las actividades que ha realizado el parlamentario hasta esa entrega de firmas del 4 de agosto. Por tanto, difícilmente podría haber un “cerco mediático”.

Probablemente el principal problema de Guillier, según apuntan desde el mundo de los medios de comunicación, es que no genera noticias.

Despertar de la siesta

Esta es la impresión que Mirko Macari, director de El Mostrador y panelista de El Mostrador en La Clave, compartió a través de su tribuna. Para tener cobertura mediática, señaló Macari, “tú eliges estar por cosas que te instalan o que tú instalas. Para instalar cosas hay que ir de frente, tienes q hacer polémica”. Por el contrario, agregó, “Guillier viene evadiendo todo tipo de polémicas”.

Puntualizó que, por ejemplo, Guillier “no entra a poner cotos con Beatriz Sánchez; no habla duro contra los que quieren tomarse el partido. Guillier se diluyó”, remató el comentarista.

Por su parte, Mónica Rincón concluyó diciendo que “cada vez que un candidato rechaza una entrevista o evita temas difíciles, deja de hacer noticia. Y el rol de los medios de comunicación es presentar noticias. No hacer relaciones públicas a los políticos”.

Por su parte, el analista Carlos Correa, sumándose a la crítica de la baja capacidad noticiosa de Guillier, apuntó que el candidato progresista “lo poco que habló siguió siendo en ese tono de Wikipedia de lugares comunes que tanto ha dañado su reputación”. Y lo interpeló a “despertar de la siesta y correr riesgos rompiendo el cerco informativo que se ha autoimpuesto”.

No more articles