Mayol propone nacionalizar El Mercurio y demanda indemnización por expropiación de Clarín

El precandidato presidencial del Frente Amplio, junto al propietario del diario el Clarín de Chile, confiscado por la dictadura, exhibió el doble estándar de los gobiernos y del Estado de Chile ante los medios de comunicación. Por un lado estos últimos gobiernos le han perdonado a El Mercurio el rescate financiero de más de US$ 200 millones en 1988, en tanto, no pagan la indemnización que un tribunal internacional falló a favor de Clarín el 2008. El sociólogo insta al gobierno a hacer "un acto democrático" y pagar lo adeudado.

El precandidato presidencial del Frente Amplio Alberto Mayol denunció que el Estado chileno ha gastado una cifra mayor a lo adeudado a Víctor Pey para lograr revertir la sentencia del tribunal del CIADI y no pagar el monto debido. El tribunal internacional, dijo Mayol, señala que el Estado de Chile “ha violado su obligación de garantizar a las demandantes un tratamiento justo y equitativo, incluida la obligación de abstenerse de toda denegación de justicia”. Por ello, solicita a la presidenta compensar a la brevedad al propietario del Clarín con el monto señalado por este tribunal, el que asciende a poco más de US$ 16 millones.

Mayol hizo estas declaraciones junto al propietario del Clarín, Víctor Pey, quien a su vez llamó al gobierno a responder la solicitud entregada en abril pasado a la presidenta Bachelet. En el escrito, pide que el Estado de Chile ejecute el laudo emitido por el tribunal del Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) del 8 de mayo del 2008 en el cual se ordena la indemnización por la expropiación del diario Clarín en 1973. Ese laudo señala que el propietario del periódico tiene derecho a compensación, por lo cual solicita a la presidenta que disponga sin demora.

Al respecto, Víctor Pey relató que junto al oficio entregado a la presidenta Bachelet sostuvo una reunión con el ministro del Interior, Mario Fernández. “Me reuní con él en una charla distendida de casi una hora. En aquella audiencia, me aseguró que hablaría con el ministerio de Economía, del cual depende la indemnización y que iba a indicar darle curso a este asunto. En la oportunidad me dijo que tendría noticias de él a la brevedad y de una manera concreta. Pero la verdad es que hasta el día de hoy no he tenido ninguna información. Espero que simplemente sea un atraso, pero se cumpla. Sin embargo, hasta este momento no tengo ninguna clase de antecedentes que me permitan afirmar que tienen la intención de cumplirlo.

El propietario del Clarín destacó que en el laudo del 2008 se establece que el Estado chileno le había denegado justicia y había, además, actuado de mala fe. “El único caso en los anales del CIADI que por unanimidad acusa a un Estado de denegar justicia y actuar de mala fe”.

En 2008 el CIADI, entidad dependiente del Banco Mundial, con sede en Washington, entregó su fallo sobre la causa abierta por Víctor Pey y la Fundación Presidente Allende (FPA) de España contra el Estado de Chile por el caso del diario Clarín, expropiado a su propietario desde 1973. Según señaló Alberto Mayol, la resolución “del tribunal del Banco Mundial en 2008 confirma a Víctor Pey como propietario del diario Clarín y por poco más de US$ 16 millones ordena al Estado chileno a indemnizarlo por su confiscación”. En la página 235 de este laudo está consignado el dictamen que le da la razón a Pey y a la FPA y especifica los montos que el tribunal obliga a pagar al Estado. Por tanto, “nuestra exigencia hoy al gobierno de Michelle Bachelet es concretar el pago que corresponde a la sentencia a favor del señor Víctor Pey Casado”.

Alberto Mayol comparó el trato entregado por los gobiernos de la Concertación al Clarín, al que sistemáticamente se le ha negado una reparación tras la confiscación del diario desde 1973, con El Mercurio, al cual se le rescató financieramente en 1988 sin ningún cobro posterior por parte del Estado.

Este rescate, iniciado en el mes del plebiscito de la dictadura, terminó de producirse el 8 de marzo de 1990, a tres días del cambio de mando. El monto total del rescate, afirmó Mayol, fue de 5,2 millones de Unidades de Fomento (UF), una cifra que hoy en día asciende a US$ 206 millones, monto, dijo, “superior al de la venta de cualquiera de los canales de televisión transados en los últimos años” y superior al valor de una empresa como Parque Arauco.

Un diario como el Clarín, que vendía los fines de semana más de 250 mil ejemplares, si no hubiera interrumpido su trayectoria, hoy sería un gran medio de comunicación. Pero aun así, dijo Mayol, con el monto de indemnización que mencionamos, este sería un gran respaldo para hacerlo crecer. “Esperamos que la presidenta Bachelet diga que este es el momento para al fin pagar esta deuda histórica y hacer un acto democrático, un acto de recuperación simbólica de nuestra democracia”.

“El Estado de derecho en las manos de quien está hoy día no es neutro, no defiende el interés general. No defiende la igualdad ante la ley. Aquí vemos dos casos muy claros, en los que nos encontramos con un periódico como El Mercurio, que es rescatado con centenares de millones de dólares sin cambio de propiedad, y por otro lado al Clarín, al que se le niega un monto muy inferior. Aquí surge el absurdo más grande: el Estado ha gastado más dinero en defenderse de ese pago que lo que costaría realizar el acto de justicia, simplemente satisfaciendo un dictamen internacional de un organismo como el Banco Mundial. Esta es la convocatoria a la presidenta Bachelet”, afirmó Mayol.

“Aquí el tiempo es importante. El tiempo es importante para la justicia. Hacer justicia pasado 50 año no tiene mucho sentido. Pero en esta transición, que ha tardado tanto, todavía deja tiempo para hacer un acto reivindicatorio. Don Víctor Pey está aquí en toda su grandeza para esperar este acto. Necesitamos que se cumpla el fallo y la palabra de la autoridad”, finalizó.

El Ciudadano
Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.