Sebastián Piñera no es muy talentoso tirando tallas. Quizá sea su posición de privilegio en la sociedad la causante de la miopía que le impide medir el calibre de sus palabras y la que, a su vez, inhibe a los miembros de su círculo para corregirlo.

Si anteriormente el candidato de Chile Vamos ha sido blanco de críticas por “chistes” indolentes como que “las mujeres se tiran al suelo y se hacen las muertas, y los hombres nos hacemos los vivos” o cuando bromeó con matar a su esposa, Cecilia Morel, en el contexto de un ataque de celos, esta vez es el racismo el componente de su desatinado comentario.

En el programa “Candidato llegó tu hora” de TVN, uno de los panelistas es el ex Reggaeton Boys, Givens Laguerre, de nacionalidad haitiana. Previo a su turno para interrogar al abanderado derechista, su colega panelista Jennifer Warner lo presentó como un “chocolatito caribeño”, guante recogido por Sebastián Piñera, quien se refirió a Givens como un “chocolate con crema chantilly en la boca”, realizando una desatinada y pobre metáfora con el color de piel y los dientes del panelista.

No more articles