El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, convocó este martes a un gran diálogo regional, basado en el respeto y en los principios fundamentales del derecho internacional, para fortalecer las relaciones entre los países de América Latina y el Caribe.
“Venezuela está abierta ante el mundo para instalar un gran diálogo, un acuerdo de paz”, aseveró el mandatario en la VI reunión extraordinaria del Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de América Latina y el Caribe-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), celebrada este martes en Caracas (capital venezolana).
“Creo que hace falta un diálogo regional y yo le propongo al ALBA y a los liderazgos poderosos de los países presentes que iniciemos, con la iniciativa de ustedes, un diálogo por el respeto de Venezuela. Que se inicie un diálogo con los gobiernos de México, Perú, Argentina, Chile, Paraguay, y como punto único, restituir las normas de respeto al derecho internacional y los principios consagrados y vigentes de la carta fundacional de nuestra comunidad de Estados y caribeños”, aseveró.

Maduro indicó que se prevé una cumbre en San Salvador cuyo objetivo sería “restituir otra vez los caminos de América Latina”. “Los pueblos quieren que nos respetemos. Los pueblos quieren que se restituya lo que existió hace unos años atrás, donde los gobiernos de izquierdas éramos amplia mayoría y no se perseguía a ningún gobierno de derecha”, expresó el mandatario venezolano.

El presidente añadió además que la Organización de Estados Americanos (OEA) ejerce presión a los países miembros para ejecutar sanciones ilegales contra Venezuela: “La OEA ha fracasado y va a seguir fracasando en su intento de intervenir a Venezuela y de acabar con la Revolución Bolivariana. No han podido ni podrán con Venezuela ni con América Latina y el Caribe”, resaltó.

El mandatario venezolano recordó por último que el objetivo de Estados Unidos (EE.UU.) son las riquezas minerales de la nación caribeña. Por este motivo impuso sanciones unilaterales contra él y ciudadanos de ese país. “La otra razón es más poderosa, que es la riqueza política, histórica y moral queriendo derrotar a la Revolución Bolivariana que es el renacimiento del proyecto original del Libertador Simón Bolívar y no han podido derrotarla”, explicó.

No more articles