El senador Guido Girardi (PPD), autor de la Ley de Tenencia Responsable de Mascotas, junto a José Kauffman, vicepresidente de la ONG Animal Libre, y Patricia Cocas de ProAnimal, anunciaron este miércoles la presentación de un proyecto que reforma la Ley del Deporte, con el objetivo de que se especifique “que no puede ser considerado deporte una actividad física que esté basada en el sufrimiento de un ser vivo”.

De acuerdo a lo que detalló Girardi, se busca que la ley establezca que “no se considerará como deporte aquella actividad física que incluya a un animal como un tercero, teniendo este como único fin ser objeto de explotación física y psíquica, causándole daño y sufrimiento, cualquiera sea su gravedad o intensidad, ya sea por medio de otro animal o por un instrumento utilizado por otra persona”.

Junto con ello, el congresista aclaró que la Ley del Deporte considera como uno de carácter “nacional” sólo a la rayuela.

En ese sentido, cabe recordar lo expuesto por el propio ministro del Deporte, Pablo Squella, quien en entrevista con La Segunda zanjó esta discusión aclarando que el rodeo no tiene la calidad de “deporte nacional”. “No existe dicha nomenclatura o categoría en el ordenamiento jurídico vigente. De hecho, solo se ha reconocido a la rayuela como deporte nacional”, declaró entonces el secretario de Estado.

Te puede interesar: Mito derribado: Ministro aclara que el rodeo no tiene la calidad de “deporte nacional”

Las mismas herramientas de tortura

Junto con ello, el parlamentario y las organizaciones exigen el “término de todo financiamiento o subsidio estatal al rodeo”, insistiendo en el argumento de que tal actividad no es un deporte y “mucho menos de carácter nacional”, añadieron. A su vez, pidieron que se avance decididamente “en su prohibición total”.

“Es una actividad que maltrata a los seres vivos, que se funda sobre una situación asimétrica, de atentado a la vida sobre otro ser vivo y que no puede considerarse deporte”, declaró en ese sentido el congresista.

Marcha 3 de septiembre de 2016, Santiago. Foto: Daniel Labbé

Por su parte, José Kauffman, de Animal Libre, planteó que “cuando pienso en cómo se torturaba a la gente en Chile, pienso que se hacía exactamente con las mismas herramientas: golpes, electricidad, etcétera, y eso la gente no lo comparte”. El dirigente cuestionó que aún cuando una gran mayoría de los ciudadanos esté en contra de esta práctica, “el Estado, a través de las municipalidades, del Ministerio del Deporte, de gobernaciones, le está traspasando al rodeo cantidades de plata que son monstruosas, estamos hablando de miles de millones de pesos todos los años”.

En tanto, Patricia Cocas, de ProAnimal, apuntó a que “las sociedades van evolucionando, las tradiciones cambian, si no fuera por eso, en Roma aún tendríamos el Circo Romano u otro tipo de actividades que son absolutamente inhumanas”. Esto último, en referencia a quienes defienden esta práctica argumentando que se trata de una “tradición”. Junto con ello, añadió: “No podemos como sociedad transmitir un mensaje a las nuevas generaciones y a todos respecto a que nos podemos divertir en base al sufrimiento de otros seres que, además, son indefensos”.

No more articles