En libertad quedó el papá detenido y acusado por microtráfico en la comuna de Quilicura, un caso que ha puesto en discusión, nuevamente, el uso medicinal de la marihuana y cómo la ley asume esa situación.

Según consigna el portal Soy Chile, el hombre junto a su esposa cultivan la cannabis en su casa para tratar la epilepsia refractaria de su hija de cuatro años, a través de la extracción de la resina de las siete plantas que tenían. Jazmín Hernández, mamá de la menor, dijo que un vecino los habría denunciado, lo cual motivó la llegada de la policía al domicilio.

Hernández dijo también a radio Cooperativa que hace más de un año que aplican este método medicinal a la niña y han notado mejoras indiscutibles, añadiendo que llegaron a los tratamientos de la cannabis medicinal por medio de la fundación Mamá Cultiva.

Al respecto, Paulina Bobadilla, la fundadora de la organización, indicó que la familia de Quilicura tiene receta médica, certificado y todos antecedentes médicos y clínicos de su hija, pero que ninguno de los documentos fueron tomados en cuenta por los policías, explicando que la cantidad de plantas es necesaria, porque se necesita tener gran cantidad de material para la medicina. “Con 10 gramos tenemos un mililitro, y ese te alcanza máximo para 20 días”, señaló la especialista.

No more articles