A través Transparencia Activa del Senado queda establecido un ítem llamado “gastos de presidencia y vicepresidencia”, el que establece que: “El presidente y el vicepresidente del Senado pueden contratar personal de apoyo para el desempeño de sus funciones, con un límite máximo mensual de $10.013.290, para la presidencia y de $ 7.986.011 para la vicepresidencia”.

Este es un ítem que el Fisco financia para que la directiva de la Cámara Alta pueda contratar asesores de apoyo para sus respectivas funciones, además de los asesores externos, los que son hoy cuestionados tras detectarse algunos informes plagiados y a los colaboradores que cada senador contrata en virtud del Comité Parlamentario al que pertenece.

Según publica La Tercera, la circular N°2 emitida el 25 de septiembre de 2011 -despachada bajo la presidencia del PPD Guido Girardi- los gastos generados por estos colaboradores de la mesa directiva no están asociados a las asignaciones.

“Para los efectos de la determinación de las asignaciones parlamentarias, se precisa que no constituyen gastos asociados a ellas: a) los recursos que se destinan para el funcionamiento de la Presidencia y Vicepresidencia del Senado, por constituir ellos gastos propios del desempeño de representación, de dirección y de funcionamiento de esa Corporación”, dice la resolución.

Según consta en la normativa del personal del Congreso, los asesores deben firmar un contrato, y sus servicios pueden ser remunerados vía boletas de honorarios o facturas en caso de personalidades jurídicas. En algunos casos, además deben cumplir horarios.

El reglamento no exige que se deba presentar un informe como respaldo por sus servicios y, según parlamentarios conocedores de las atribuciones de estos asesores, no existen informes sobre sus labores en el Congreso. Por su condición, el trabajo de estos asesores tampoco está sujeto a auditorías por parte de Comité de Auditoría Parlamentaria.

No more articles