El senador demócrata Al Franken (66) es el primer político de peso forzado a renunciar tras la ola de denuncias de acoso sexual contra personalidades de Estados Unidos. Este jueves, el político concretó el anuncio de dimitir “en las próximas semanas”, luego de que ocho denuncias se hicieran públicas.

“Yo, de todas las personas, soy consciente de que hay algo de ironía en el hecho de que me voy, mientras que un hombre que ha alardeado en video sobre su historial de agresión sexual se sienta en el Despacho Oval y un hombre que ha perseguido repetidamente a mujeres jóvenes, hace campaña para el Senado con el apoyo total de su partido”, afirmó Franken, an alusión al presidente Donald Trump y al candidato del Senado de Alabama, Roy Moore.

Franken es senador desde 2009 y los episodios que se han conocido datan del período comprendido entre 2003 y 2010. Tocaciones y besos sin consentimiento son algunos de los hechos que acusan las víctimas.

El caso que terminó con la carrera senatorial de Franken involucra a una ex trabajadora del Congreso estadounidense, quien aseguró que el senador demócrata la beso forzosamente durante una entrevista en 2006.

La presión política era insostenible para el congresista. 35 de 48 senadores demócratas solicitaron la renuncia del acusado, aduciendo una “obligación mayor”.

No more articles