El Gobierno venezolano advirtió este sábado que el mandatario estadounidense, Donald Trump, busca “arrastrar a América Latina a un conflicto”, luego de que el mandatario estadounidense afirmara que no descarta aplicar una “opción militar” para derrocar al gobierno bolivariano.

Fue el canciller venezolano, Jorge Arreaza (en la foto), quien expresó, en una rueda de prensa televisada, que el gobierno “rechaza de la manera más categórica y contundente las declaraciones inamistosas y hostiles” de Trump. “Estas declaraciones belicistas representan una amenaza directa contra la paz, la estabilidad, la independencia, la unidad territorial, la soberanía, y el derecho a la autodeterminación” de Venezuela, señaló Arreaza, agregando que las amenazas de Trump “violan los principios de las Naciones Unidas y las normas del derecho internacional”.

Por ello, el gobierno bolivariano alertó a la comunidad internacional “sobre las grandes amenazas que se ciernen cada vez con mayor intensidad sobre ella” pues considera que Trump “pretende arrastrar a América Latina y el Caribe a un conflicto que alteraría permanentemente la estabilidad, la paz y la seguridad de nuestra región”.

En este sentido, llamó a los Gobiernos y a “los pueblos libres del mundo a que expresen su más clara e inequívoca condena a este peligroso atentado contra la paz y estabilidad del continente americano”. “Pongan freno a la más agresiva acción del imperio estadounidense contra el pueblo venezolano en más de 100 años”, subrayó el canciller para luego llamar a sus compatriotas a unirse sin ningún distingo “en la defensa de nuestro suelo sagrado”.

Donald Trump dijo este viernes que EE.UU. tiene “tropas en todo el mundo, en lugares que están muy lejos” y, en este sentido, recordó que Venezuela “no está muy lejos” de Norteamérica. “Tenemos muchas opciones para Venezuela, incluyendo una posible opción militar si es necesario”, expresó el mandatario desde su club de golf en Bedminster (Nueva Jersey), donde se encuentra de vacaciones.

Amplio rechazo en el continente americano

Los dichos del presidente norteamericano causaron inmediato rechazo en varios países de América Latina. El gobierno de Perú fue uno de los primeros en manifestar su rechazo al posible uso de la fuerza de Estados Unidos en Venezuela: “Todo intento interno o externo para recurrir a la fuerza socava el objetivo de restaurar la gobernabilidad democrática en Venezuela, así como los principios consagrados en la Carta de las Naciones Unidas”, indicó un comunicado oficial de la Cancillería peruana.

Por su parte, el gobierno de México afirmó que la crisis en Venezuela no puede solucionarse con acciones militares ni internas ni externas: “El Gobierno de México expresa su rechazo al uso o amenaza de uso de la fuerza en las relaciones internacionales, y afirma que la crisis en Venezuela no puede resolverse mediante acciones militares, internas o externas”, señaló la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) en un boletín.

Colombia fue otro de los países que condenó las declaraciones de Donald Trump sobre la posibilidad de actuar militarmente en Venezuela: “Rechazamos medidas militares y el uso de la fuerza en el sistema internacional. Todas las medidas deben darse sobre el respeto de la soberanía de Venezuela a través de soluciones pacíficas”, indicó el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia en un comunicado.

El Mercosur en pleno también rechazó en un comunicado las palabras de Trump: “El repudio a la violencia y a cualquier opción militar que envuelva el uso de la fuerza es inamovible y constituye base fundamental de la convivencia democrática, tanto en el plano interno como en el de las relaciones internacionales”, afirmó el bloque regional en un comunicado divulgado este sábado por la Cancillería brasileña.

Finalmente, el presidente de Bolivia, Evo Morales, acusó a la derecha internacional de guardar un “silencio cómplice” ante la amenaza de intervención militar realizada contra Venezuela por Trump: “Ante amenaza de intervención armada de Trump contra Venezuela, derecha local e internacional guarda ruidoso silencio cómplice”, afirmó Morales en su cuenta de Twitter.

El presidente altiplánico también condenó en la misma red social el “afán intervencionista armado” de Estados Unidos contra Venezuela, que, a su juicio, “busca la paz en diálogo” a través de su Constituyente.

No more articles