Una cueva en la isla de Mona con arte taíno. Imagen: HispanTV

Un grupo de arqueólogos ha descubierto el antiguo arte perdido de una civilización que alguna vez habitó una isla del Caribe.

Conocidos como los taínos, esta cultura vivió en la isla de Mona, Puerto Rico, en el siglo XIV, antes de la llegada de Colón. Una zona que ahora es una reserva natural deshabitada, informa IFLScience. Ahora que los taínos ya no están, miles de muestras de su arte han sido encontradas en cuevas en la isla, y ofrecen una visión fascinante de su cultura.

La investigación ha sido dirigida por las universidades de Leicester y Cambridge, el Museo Británico y el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico. En el Journal of Archaeological Science hay un artículo que describe algunos de estos hallazgos.

Hasta ahora se ha encontrado arte en 70 cuevas en la isla y todavía quedan docenas de lugares por explorar. Las imágenes muestran rostros de animales y humanos, junto con una serie de patrones abstractos.

“La mayoría de las pictografías precoloniales se encuentran en espacios muy estrechos en las cuevas. Algunas son muy difíciles de acceder, hay que arrastrarse para llegar a ellas, son muy extensas y la humedad es muy alta, pero es extremadamente gratificante”, dijo Víctor Serrano, miembro del equipo de estudiantes de la Universidad de Leicester, en un comunicado.

Detalle de arte rupestre taíno. Universidad de Leicester

El artículo detalla los hallazgos entre 2013 y 2016, periodo en que los autores llevaron a cabo un trabajo de campo financiado por National Geographic. La datación del arte rupestre se realizó con carbono y uranio-torio, ubicándolo en hasta 800 años de antigüedad, entre los siglos XIV y XV.

Hubo una serie de métodos utilizados para pintar las paredes de roca. La más primitiva, señala The Independent, era arrastrar los dedos por las superficies, eliminando una capa de calcita para exponer la roca más clara.

Otro método involucraba el uso de excremento de murciélago, el que se volvió amarillo, marrón y rojo a partir de minerales absorbidos en el suelo de la cueva. La pintura también muestra algo de resina vegetal, lo que ayudó a que se adhiriera a las paredes, mientras que en algunas porciones simplemente se usó carbón.

El pueblo taíno se extinguió como resultado de la colonización española, por causa de las enfermedades, el hambre y la guerra. Estas pinturas, sin embargo, nos abren una pequeña ventana hacia lo que fue esta civilización.

“Para los millones de pueblos indígenas que vivían en el Caribe antes de la llegada europea, las cuevas representan portales hacia un reino espiritual, por lo que estos nuevos descubrimientos de los artistas trabajando dentro de ellos, capturan la esencia de sus sistemas de creencias y los componentes de su identidad cultural”, dijo en un comunicado el Dr. Jago Cooper, del Museo Británico.

EC

No more articles