hondurasmuerte

Sicarios fuertemente armados a bordo de motocicletas asesinaron al presidente del Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA), José Ángel Flores, quien ejercía el cargo desde enero 2015 hasta la fecha. En el ataque también resultó herido Silmer Dionisio George, quien trabaja en una empresa del asentamiento La Confianza, ubicada en el municipio de Tocoa, Departamento de Colón.

El líder campesino Silmer Dionisio George fue trasladado aún con signos vitales al hospital San Isidro de Tocoa, pero falleció minutos más tarde.

El hecho ocurrió a las 6h10 de la tarde frente a la tienda de consumo del asentamiento campesino, luego de que ambos líderes salieran de una reunión de juntas directivas de las Empresas Asociativas del Asentamiento la Confianza, donde participaban alrededor de 40 campesinos.

En el Bajo Aguán ya se registran más de 150 asesinatos en el marco del conflicto agrario desde el 2010, y más de un centenar de campesinos gozan de medidas cautelares otorgadas por la CID. Sin embargo, el Estado no cumple su función de protegerlos, en una zona militarizada y en la que constantemente se violan los derechos humanos.

Yoni Rivas, vocero de la Plataforma Agraria Regional del Aguán, manifestó: “Los sicarios sólo esperaron que finalizará la reunión para atacarlos. Mientras ellos se despedían fueron sorprendidos con una ráfaga de disparos, muriendo en el instante el compañero Flores y minutos después Silmer George”.

Ambos líderes campesinos gozaban de medidas cautelares otorgadas por la Comisión Interamericana de derechos Humanos (CIDH), desde mayo del 2014. El Movimiento Unificado Campesino del Aguán (MUCA) nació el año 2006 y se ha mantenido en la lucha por recuperar la tierra que ha sido destinada para procesos de Reforma Agraria en el país, específicamente en el Valle del Aguán.

José Ángel Flores era presidente del MUCA, y aunque gozaba de medidas de protección, las autoridades habrían advertido este beneficio hasta el pasado mes de marzo, cuando allanaron su casa, y lo llevaron detenido a bordo de una patrulla, eximiéndolo como delincuente en la ciudad de Tocoa, Colón, zona del Bajo Aguán, al norte de Honduras.

Flores fue violentado por policías, quienes lo golpearon y causaron diversos daños materiales en su vivienda. En tanto, el defensor por el derecho a la tierra y líder campesino, de 63 años de edad, fue asesinado a eso de las 7:00 pm del pasado jueves, en la comunidad de La Confianza, Colón.

Fuente: Agencia Latinoamericana de información

No more articles