Indígenas arhuacos marcharon este jueves por las calles de Valledupar, capital del departamento Cesar, en Colombia, para exigir el fin de la minería en la Sierra Nevada de Santa Marta, el sistema montañoso litoral más alto del planeta.

“La minería pone en evidente riesgo la Sierra desde el punto de vista ambiental, pero también la supervivencia física y cultural de los pueblos indígenas que habitan en la zona”, aseguró el líder de la comunidad indígena, Saúl Mindiola.

Para el dirigente, el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos fomenta la actividad minera, puesto que “ha otorgado 183 títulos mineros en la Sierra Nevada y hay más de 300 solicitudes”, dijo. Asimismo, denunció que el Gobierno tiene previsto “ejercicios de construcción de megaproyectos” y proyecciones de explotación minera dentro del territorio ancestral de los pueblos aborígenes que habitan la Sierra Nevada.

“Nosotros no negociamos nuestra Madre Tierra y consideramos que para este tipo de megaproyectos no se necesita de consultas. Sencillamente apelamos para que la Sierra Nevada sea declarada libre de minería”, aseveró Mindiola, quien advirtió que en caso de no ser escuchados, la Sierra Nevada quedará en “un alto grado de vulnerabilidad” y los habitantes, indígenas y quienes se nutren del agua que sale de sus montes hasta las ciudades, se verán damnificados.

El conflicto surgió cuando el proyecto Minesa, que tiene como principal accionista al fondo Mubadala de Emiratos Árabes, pidió una licencia para desarrollar una explotación minera de extracción de oro en las inmediaciones del páramo, una región natural protegida que además provee de agua a los municipios cercanos.

No more articles