La gente más saludable del planeta vive en la Amazonia boliviana

El estudio se presentó en la conferencia del 'American College of Cardiology', y reveló que los habitantes de la comunidad T'simane tienen los niveles más bajos de envejecimiento vascular jamás reportados en una población. La causa estaría en su estilo de vida, alimentación y costumbres.

Grupo de mujeres Tsimane

Quienes buscan el secreto de una vida larga y un corazón sano, deberían mirar al pueblo T’simane, de la Amazonia boliviana. Así lo señala un nuevo estudio publicado en The Lancet, que afirma que estas personas tienen los corazones más saludables del mundo.

El estudio se presentó en la conferencia del American College of Cardiology, y reveló que los habitantes de la comunidad T’simane tienen los niveles más bajos de envejecimiento vascular jamás reportados en una población. La causa estaría en la dieta y el ejercicio.

Para poner sus hallazgos en contexto, los investigadores compararon los resultados de su estudio con la dieta, estilo de vida y estadísticas cardiovasculares de los estadounidenses contemporáneos, y el contraste fue bastante chocante.

La dieta del pueblo T’simane se compone mayormente de carbohidratos no procesados, ​​incluyendo el arroz, los frutos secos, el maíz, el plátano y la fruta, que constituyen el 72% de su dieta. Las proteínas, como la carne de cerdos salvajes, capivara y pescado, representan el 14% de su dieta, y consumen muy poca grasa. Además de esto, un T’simane promedio pasa seis horas al día físicamente activo, caminando alrededor de 16.000 a 17.000 pasos al día. En contraste, las poblaciones industriales son sedentarias durante al menos la mitad de sus horas de vigilia.

Hombre Tsimane cargando plátanos. Crédito imagen: Michael Gurven/AP

Los investigadores visitaron 85 tribus T’simane entre 2014 y 2015 y tomaron escáners a 705 adultos, midiendo el grado de endurecimiento de las arterias coronarias. También consideraron factores como la edad, el peso, la presión arterial, el colesterol y la glucosa en la sangre.

Encontraron que el 85% de la gente estudiada no tenía riesgo de la enfermedad cardíaca, el 13% tenía bajo riesgo y solamente un 3% tenían un riesgo moderado o alto. En los mayores de 75 años, dos tercios no tenían casi ningún riesgo y sólo el 8% tenía un riesgo moderado o alto.

Comparativamente, en un estudio estadounidense de casi 7.000 personas, sólo el 14% no mostraba riesgo de enfermedad cardíaca y la mitad tenía un riesgo moderado o alto. Eso es cinco veces más alto que la gente del pueblo T’simane. La investigación reveló que un hombre T’simane de 80 años tiene la edad vascular de un hombre estadounidense de 50.

Como el estudio fue observacional, los investigadores no pueden confirmar cómo se protege el pueblo T’simane o qué parte de su estilo de vida es más incidente; si la dieta de horticultor-cazador-forrajero, el aumento de la actividad física o la casi total falta de tabaquismo, pero sospechan que el estilo de vida es más influyente que la genética.

Aunque los investigadores no sugieren un retorno mundial a un estilo de vida de cazadores-recolectores, sí recalcan que hay aspectos de este estilo de vida que podrían beneficiar a las poblaciones más sedentarias.

Fuente, IFLScience

El Ciudadano

Comentarios

Te invitamos a comentar y participar de esta discusión. Todo comentario que atente contra los derechos humanos y se centre en la grosería para descalificar, no será admitido en el presente espacio de debate ciudadano.