Una emotiva despedida tuvo el reconocido tallador mapuche Ildefonso Quilempán, quien falleció este domingo en un accidente de tránsito en la ruta que une Carahue con Puerto Domínguez, en la región de La Araucanía.

Según consigna una crónica publicada en el portal Soy Temuco, “Nueva Imperial y la zona costera” brindaron una emotiva y masiva despedida al reconocido artista, “que fue velado en su vivienda en Avenida Los Alerces, comuna de Nueva Imperial, hasta donde llegaron amigos, familiares y admiradores del maestro”, cuyo cuerpo fue despedido junto a algunas de sus maravillosas esculturas que aún se encontraban en su taller.

El reporte añade que “los restos mortales del artista mapuche fueron retirados para dar inicio a un sepelio que recorrió las avenidas de Nueva Imperial, adornadas por las esculturas de Quilempán, hasta llegar al patio 7 del Cementerio Municipal, donde descansará”.

Originario de Puerto Domínguez y escultor autodidacta, con el paso de los años, Quilempán se transformó en un habitante de casi toda la zona costera de La Araucanía, llevando lo mejor de su arte a varias comunas de la región y el país. Su legado como artesano de la madera quedará como recuerdo imperecedero para quienes caminen por Nueva Imperial, Puerto Domínguez, San Juan de la Costa, Lebu o Laraquete.

En una entrevista realizada por la Municipalidad de Nueva Imperial el 2015, Ildefonso Quilempan se definía como una persona meticulosa en la ejecución de sus obras: “Yo no hago una obra por azar”, explicaba, agregando que “me encanta rescatar todo lo que tiene que ver con la memoria histórica, ya sea del mapuche o del huinca. Todo lo que yo hago tiene un propósito o un sentido cultural”.

En otra entrevista, esta vez para el sitio web del Parque Eólico Lebu-Toro -donde está instalada una escultura a Pelentaro-, el artista se manifestaba como “un agradecido de la vida y de mi pueblo, Dios me preparó con todas estas experiencias de vida para llevar mi arte a la gente. Conozco la cultura mapuche, viví la resistencia. Dios me puso en este momento para hacer este trabajo. También me dio un remezón y enmendé el camino. Sé cómo enyugar los bueyes, cómo montar un caballo y cuántas vueltas tiene la coyunda. Por eso puedo dar tridimensionalidad a los trabajos que hago con animales o con personajes porque yo viví esa vida”, contaba.

En la misma entrevista, se refirió a uno de sus proyectos, que finalmente no pudo concretar: “Hacer, algún día, los 12 guerreros más importantes de mi pueblo”.

No more articles