Tras la publicación del rechazo del Instituto de Salud Pública (ISP) a la entrega gratuita de 10.000 unidades de un fitofármaco en base a cannabis -desarrollado por Knop Laboratorios- a 1.500 pacientes de 14 municipios a lo largo de Chile, distribuidos de Arica a Puerto Natales, y que motivó a un grupo de alcaldes a formar la “Asociación de Municipalidades por el Cannabis Medicinal”, este jueves se conocieron nuevos antecedentes respecto a este caso.

De acuerdo a información recopilada desde la Plataforma del Lobby, en la parte de audiencias, se da cuenta de una reunión sostenida el 23 de junio de este año entre el director del ISP y funcionarios de Alef Biotechnology, firma representante del laboratorio canadiense Tilray en Chile, a quien les dieron el permiso negado a Knopp (*), y que estuvieron acompañados por los lobbystas Claudia Miralles e Ítalo Cornejo de “Imaginacción”, la empresa de lobby de Enrique Correa.

Según el reporte de la reunión, la empresa Alef Biotechnology Spa “señala al Director del ISP acerca de los buenos resultados que ha tenido el producto Tildray a un mes y medio de su presencia en el mercado chileno”, aprovechando la ocasión para requerir a la autoridad el caso “de la última solicitud de autorización para importar 4 diferentes productos del laboratorio Tildray con concentraciones distintas de THC y CBD”, lo cual sería necesario, según la empresa, “para buscar la dosis correcta de cada paciente que utilice estas nuevas presentaciones”.

La respuesta del director del ISP fue la indicación de que les corresponde realizar a un “Estudio Clínico”, invitándolos a iniciar conversaciones con el Ministerio de Salud, “entendiendo la alta demanda de productos que requieren y que es respaldada por cartas de médicos y pacientes”.

Sobre el punto, el ISP difundió un comunicado explicando que el permiso a Knopp fue denegado “debido a la etapa tan temprana en que se encuentran los estudios clínicos, lo que no permite confirmar aún la eficacia y seguridad del producto en el tratamiento del dolor”, añadiendo que “además, existen múltiples fármacos científicamente probados para el alivio del dolor, por lo que no se considera una emergencia sanitaria”.

Esta posición fue criticada por la Fundación Daya: “Con esta resolución, el ISP, por una parte, considera que aliviar el dolor crónico no es un fin medicinal urgente. Por otra, para aquellos pacientes refractarios a los tratamientos con opioides, la autoridad sanitaria deja como única alternativa fitofármacos de cannabis importados, cuyos precios resultan inalcanzables para la gran mayoría de la población chilena, ya que sus valores oscilan entre los $400.000 y los $600.00 para un tratamiento mensual. Cabe señalar que, de acuerdo con las regulaciones de Health Canada, estos fitofármacos autorizados en Chile no cuentan con estudios clínicos”, señalaron en la Fundación.

El permiso “excepcional y provisorio” negado por el ISP a Knop Laboratorios y a la Fundación Daya, pero otorgado a Alef Biotechnology, buscaba en ese sentido traer alivio en el manejo del dolor crónico para miles de pacientes, incluidos aquellos que resultan refractarios al tratamiento en base a medicamentos de origen opioide, no pudiendo encontrar alivio para sus dolencias debido a ello. Por ello, desde la Fundación llamaron en forma urgente a “revertir esta decisión del ISP, que atenta contra los derechos a la Salud de miles de pacientes en Chile”, citando a una conferencia de prensa para este viernes 08 de septiembre, a las 9:30 de la mañana en la Fundación Daya Santiago, calle Alejandro Valdés Riesco 2549, Providencia.

(*) Lee aquí la resolución del ISP denegando el permiso a Knopp.

No more articles