Fergie es una cantante estadounidense que se hizo famosa luego de ser parte del grupo The Black Eyed Peas, sin embargo, abandonó la agrupación para llevar una carrera como solista.

La artista ha reconocido en varias ocasiones la adicción a las drogas que tuvo a lo largo de su vida, problema que pasó a mayores, según contó en una reciente entrevista.

Fergie relató a Inews que a comienzos de los años ’90, y antes de ser parte de The Black Eyed Peas, se metió en el mundo de la metanfetamina, algo que la tuvo muy mal.

“Fue mi punto más bajo, sufría psicosis y demencia. Alucinaba a diario. Me tomó un año librarme de esa droga, de los químicos en mi cerebro y dejar de ver cosas. Estaba sentada por ahí y veía abejas y conejos”, reveló.

Fue tanta la distorsión que tenía de la realidad que durante su adolescencia la artista se sentía perseguida por la CIA, el FBI y un equipo SWAT. Su delirio fue tan grande que llegó a buscar ayuda a una iglesia.

“Intentaron echarme, porque me estaba moviendo por los pasillos de manera loca. Pensé que había una cámara de infrarrojos en la iglesia tratando de verificar mi cuerpo. Pasé corriendo por el altar hacia un pasillo y dos personas me perseguían”, continuó relatando.

Finalmente, Fergie indicó: “Lo de las drogas fue muy divertido… hasta que no lo fue más. ¿Pero sabes qué? Agradezco el día que me pasó a mí. Porque esa es mi fortaleza, mi fe, mi esperanza de algo mejor”.

 

No more articles