La búsqueda del escurridizo Yeti ha sufrido un revés, ya que supuestamente el cabello y los huesos de ‘Yeti’ provenían de los osos. Los avistamientos del Yeti o “abominable hombre de las nieves”, una misteriosa criatura parecida a un mono que se dice habita las altas montañas de Asia, han sido reportados durante siglos en Nepal y el Tíbet.

Las huellas también se han detectado y las historias se transmiten de generación en generación.
Pero el nuevo estudio de ADN de supuestas muestras de Yeti de museos y colecciones privadas sugiere que la leyenda del Himalaya podría tener orígenes bastante ordinarios.

Investigadores de la Universidad de Buffalo analizaron nueve especímenes ‘Yeti’ -incluidos huesos, dientes, piel, pelo y muestras fecales- recolectados en el Himalaya y la meseta tibetana.
Los hallazgos, publicados en la revista Proceedings of the Royal Society B, mostraron que uno era de un perro. Los otros ocho eran de osos negros asiáticos, osos pardos del Himalaya o osos pardos tibetanos.

La Dra. Charlotte Lindqvist, quien dirigió el estudio, dijo: “Nuestros hallazgos sugieren fuertemente que los fundamentos biológicos de la leyenda del Yeti se pueden encontrar en los osos locales, y nuestro estudio demuestra que la genética debería ser capaz de desentrañar otros misterios similares”.

El equipo no es el primero en investigar el ADN ‘Yeti’, pero el Dr. Lindqvist dice que los proyectos previos ejecutaron análisis genéticos más simples, lo que dejó cuestiones importantes sin resolver.

El Dr. Linqvist dijo: “Este estudio representa el análisis de muestras más riguroso hasta la fecha que se sospecha derivan de criaturas anómalas o míticas “homínidas”.

Su equipo investigó muestras como un trozo de piel de la mano o la garra de un “Yeti” -parte de una reliquia monástica- y un fragmento de fémur de un decaído “Yeti” encontrado en una cueva en la meseta tibetana.

Acá fotos de la evidencia revisada para desentrañar el misterio del Yeti:

No more articles