Las tormentas eléctricas son probablemente uno de los fenómenos más magníficos que se pueden observar. Desde siempre han maravillado a los hombres, y las primeras civilizaciones les otorgaban un valor fundamental, tanto así que por ejemplo, para los griegos, el mayor de sus dioses, Zeus, era el dios del relámpago. Hay algo inquietante en los truenos y relámpagos, cuando el cielo pareciera que se va a caer sobre nosotros. Nos expone a la fragilidad ante la gloria de la naturaleza desatada.

Los rayos alcanzan una velocidad cercana a los 300 mil kilómetros por hora, lo que hace que observarlos tenga la fugacidad de un segundo, y que no podamos apreciarlos con detenimiento cuando los vemos en vivo. Hoy, sin embargo, la tecnología nos permite observarlos en detalle, como si fueran árboles de luz de los que podemos ver cada rama.

Son muchas las personas que salen con cámaras de alta tecnología a cazar tornados, tormentas eléctricas y otros fenómenos naturales para luego mostrarle al mundo la belleza de esas imágenes capturadas. Es el caso de Dustin Farrell, un fotógrafo y camarógrafo estadounidense, que partió trabajando en un canal del noticias y que hoy ya tiene más de 10 años de experiencia con su cámara al hombro. Ha recibido dos premios de la Associated Press de Carolina del Norte por fotografía y ha sido nominado cuatro veces al Emmy.

Dustin ha ido a la caza de rayos con una cámara de alta velocidad Phantom Flex 4k, que es capaz de grabar a mil cuadros por segundo. Ha recorrido cerca de 3o mil kilómetros por las carreteras de estados unidos buscando tormentas. Ahora ha compilado su impresionante trabajo en un alucinante video  que compartimos con ustedes a continuación:

Popup

 

 

 

 

No more articles