Vista sobre las montañas de Remarcables en la isla Sur de Nueva Zelanda.

Especialistas encienden las alarmas sobre las altas probabilidades de un terremoto de gran magnitud en el Hemisferio Sur.

No son buenas noticias. Según las alarmantes predicciones geológicas, Nueva Zelanda será golpeada de nuevo con un fuerte sismo, después del vivido hace un año de 7,8 en la escala Ritcher y que, según los especialistas, habría provocado la reactivación de una falla geológica que hasta ese momento habría permanecido “dormida”.

Según los estudios realizados en la zona, el nuevo terremoto podría alcanzar los 9,0 grados en la escala de Ritcher, lo que asimismo desencadenaría un tsunami que afectaría a las islas de la zona, tal como señala en su publicación el medio The Marlborough Express.

Los estudios realizados se basan en los movimientos de las placas tectónicas en la zona de la fosa de Hikurangi, en la costa este de la isla norte de Nueva Zelanda, donde la gruesa meseta de Hikurangi se subduce bajo la corteza continental de la placa Indoaustraliana, consigna RT.

La fricción entre ambas placas va acumulando de forma progresiva una tensión que posteriormente es liberada durante los movimientos telúricos de intensidad variable y que, según la experta geóloga Ursula Cochram, en este caso particular podría traducirse en un megasismo de intensidad 9,0 con consecuencias que serían devastadoras.

“Básicamente tenemos que pensar en términos de Japón 2011, porque si la barrera de toda la placa se rota, sería un terremoto de magnitud 9”, ha explicado la especialista al citado medio.

No more articles