No hay escasez de consejos disponibles sobre cómo convertir tu hogar en un paraíso tranquilo con una buena limpieza, pero nunca está de más revisar una nueva forma sobre cómo vivir en armonía y tener un hogar desprovisto de objetos que sobran.

La clave está en lograr tener una vida despejada de objetos inútiles (por mucho que los ames y no quieras deshacerte de ellos) y tener solo lo que necesitas, evitando en adelante comprar más cosas que realmente no vas a usar.

Especialistas han revelado que la mejor manera de lograr sacar de tu vida todas esas cosas que estorban y están de mas, es haciendo un inventario de tus posesiones, tomando una foto de todo lo que usas durante un periodo de dos semanas. De esta forma podrás identificar qué es lo que realmente usas y necesitas para tu vida diaria.

¿Imaginas solo tener las cosas a tu alrededor que amas, en las que confías para trabajar y que quieres conservar para siempre? ¿No crees que eso es mucho más saludable que seguir guardando montones de objetos que no usas, e incluso seguir comprando cosas que terminarán guardadas en un lugar remoto para siempre?

El desafío

 

El desafío está inspirado en el minimalista Ryan Nicodemus, quien en 2010 puso todo lo que tenía en cajas cuidadosamente etiquetadas, como si se estuviera mudando y luego sacó solo las cosas que necesitaba usar, una por una. Después del día 10, no necesitó sacar nada más. Solo necesitaba realmente el 8 por ciento de sus posesiones. Lo demás quedó en las cajas y lo vendió, lo regaló o lo donó a caridades.

Puede que por tu estilo de vida no sea viable que empaques todas las cosas que tienes, pero existe una solución.

Paso 1

Comprométete a tomar una foto o anotar cada artículo que usas durante las próximas dos semanas. Al principio se sentirá raro e inconveniente, pero continúa. Establece recordatorios en tu teléfono si te olvidas. Al final, mira tu colección de fotos o tu listado. Este es tu equipo A, el equipo que necesitas pase lo que pase. Ahora fíjate en lo que no has usado. Esto será importante para la siguiente etapa.

Paso 2

Hay dos reglas: conserva solo los artículos que más necesitas, y recuerda que nadie requiere tener muda para más de dos semanas de ropa interior.

Todo el mundo tiene un grupo de objetos que no te gustan del todo y que van quedando al final de tus cajones. Debes prescindir de estos objetos. Deja solo aquellos que realmente utilizas.

Presta atención a cada elemento. Ten un poco de tacto. Si no te gusta su textura, ya no va. Si te gusta, pero hay un agujero en él, o lo arreglas o lo desechas. Coloca la ropa interior rechazada directamente en una bolsa de reciclaje de tela y dejala junto a tu puerta, lista para ser retirada.

Paso tres: sigue la fórmula

Así es como te acercarás a ordenar el resto de tus cosas. Reúne todo y examina o pruebe cada elemento, pero no por mucho tiempo. Si no puedes decidir qué hacer con él en un minuto, se va. Encuentra tus artículos de primera necesidad, esos a los que siempre recurres, los que te ves usando en el futuro. Asegúrate de que cada cosa se justifica. Si no estás seguro: adiós.

 

Clasifica los artículos sobrantes para reparar, reciclar o donar. Es importante no generar basura para los vertederos. Si a ti no te sirve puede servirle a otra persona.

Fuente: Dailymail

Loading...
No Hay Más Artículos