• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Acciones prácticas, urgentes y cultivos resistentes necesita el mundo para evitar que se produzcan menos hortalizas a causa del calentamiento global,  advirtió un grupo de investigadores.

    Afirman que la mezcla de menos agua y aire caliente reducirá los cultivos de vegetales, importantes para una dieta saludable en casi un tercio para finales de este siglo, según se determinó en el informe en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos.

    Si continúa en aumento la temperatura como hasta hoy, tal como lo predicen los científicos para el 2.100, habrá un incremento de 4 grados centígrados en la temperatura  y en consecuencia se disminuirá las cosechas en un 31,5% en promedio.

    “Nuestro estudio muestra que los cambios ambientales como el aumento de la temperatura y la escasez de agua pueden representar una amenaza real para la producción agrícola mundial, con mayores impactos en la seguridad alimentaria y la salud de la población”, aseveró la autora principal, Pauline Scheelbeek, de la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

    Afirman que el sur de Europa, grandes regiones de África y el sur de Asia podrían verse  muy afectados.

    Los hallazgos se apoyan en una revisión sistemática de 174 estudios que evalúan el efecto de las exposiciones ambientales sobre las cosechas y el contenido nutricional de hortalizas y legumbres desde 1975.

    Estos anuncios, se basan en los resultados de algunas investigaciones previas que han señalado un aumento probable en los rendimientos de las cosechas a medida que aumenta el dióxido de carbono, sin embargo la revisión actual encontró, que cualquier aumento de ese tipo se vería anulado por un incremento de los gases de efecto invernadero, una menor disponibilidad de agua para el riego y el aumento de las temperaturas.

    “Hemos reunido por primera vez toda la evidencia disponible sobre el impacto del cambio ambiental en las cosechas y la calidad de los vegetales y las legumbres”, dijo otro de los autores del estudio, Alan Dangour, también de la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

    Cultivos de maíz podrían verse seriamente afectados

    Los investigadores confirmaron estudios anteriores que habían mostrado que el calentamiento global probablemente reduciría el crecimiento del maíz.

    También mostraron que las olas de calor pueden aumentar la inconsistencia y la volatilidad en varias regiones de un año a otro, lo que puede conducir a aumentos de precios y escasez global.

    “Los estudios previos a menudo se han centrado en el clima y las plantas, pero aquí analizamos el clima, los alimentos y los mercados internacionales”, dijo la autora principal Michelle Tigchelaar, investigadora posdoctoral en ciencias atmosféricas de la Universidad de Washington.

    Los análisis arrojan, que a medida que el planeta se calienta es probable que algunos países sufran grandes pérdidas de cultivos, lo que tiene grandes implicaciones para los precios de los alimentos y la seguridad alimentaria.

    La gran mayoría de las exportaciones mundiales de maíz provienen de Estados Unidos, Brasil, Argentina y Ucrania.

    “Con un calentamiento de 4 grados centígrados, que el mundo está en camino de alcanzar para fines de siglo si continúan las tasas actuales de emisiones de gases de efecto invernadero, hay un 86% de posibilidades de que los cuatro países exportadores de maíz sufran simultáneamente un mal año”, refiere el informe.

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...