• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un estudio de la Universidad de Oxford en Inglaterra y el Instituto Agroscope en Suiza, concluyó que la producción promedio de carne vacuna sudamericana produce tres veces más gases de invernadero y requiere 10 veces más tierra que la producción vacuna en Europa, reseñó la BBC Mundo.

    En ese sentido, los investigadores recomiendan que dejar de consumir carne o leche de vaca sería una de las acciones más efectivas para combatir el cambio climático, puesto que la proteína vacuna y bovina tienen el efecto más dañino en el medio ambiente.

    Además, en el informe publicado en la revista Science que criar ganado en tierra desforestada produce, por ejemplo, 12 veces más emisiones de gases de invernadero que hacerlo en pasturas naturales.

    Durante el tiempo que duró el estudio de los científicos inglés Joseph Poore y el suizo Thomas Nemecek, lo cual está basado en datos de cerca de 40.000 fincas en 119 países.

    El ganado lechero europeo es alimentado usualmente con cereales y forrajes

    Según Poore y Nemecek la carne en general y la leche de vaca proveen poco menos del 18% de las calorías y el 37% de la proteína a escala planetaria, usan la gran mayoría -83%- de la tierra agrícola y producen el 60% de las emisiones de gases de invernadero procedentes de la agricultura, precisa la BBC Mundo.

    Estos investigadores creen que si se eliminara el consumo de carne y leche, el uso de tierra agrícola se reduciría en un 75% a nivel global.

    Subrayó Poore en el informe que la ganadería sudamericana es más contaminante que la europea, debido a que el 80% de la proteína animal del viejo continente es coproducida junto a los lácteos. En cambio, en la región sudamericana solo ocurre el proceso en un 30%.

    “Cuando coproduces, los costos ambientales son compartidos. Y el ganado lechero europeo es alimentado usualmente con cereales y forrajes, lo que reduce el uso de tierra, aunque no siempre”, acotó, al tiempo que refirió que “en segundo lugar, en Sudamérica grandes áreas de pasturas están degradadas y producir carne en pasturas degradadas requiere más tierra”.

    Poore sostiene que las emisiones se producen a causa de que la producción ganadera se da “en tierra previamente desforestada”.

    Reducir emisiones

    Para el investigador brasileño André Mazzatto, perteneciente a la Universidad de Bangor en Gales y autor principal de un estudio de 2015 acerca de las estrategias para reducir emisiones en la ganadería de Brasil, reconoce que hay mucho campo para mejorar la eficiencia de las fincas tropicales.

    Así mismo, advierte que “el concentrado para el ganado en Europa es producido usualmente en otros países” y una mayor demanda de soya o maíz para alimento animal tendrá un impacto en el medio ambiente.

    Destacó que si el concentrado es producido con soya de Brasil o Argentina, por ejemplo, el impacto ambiental del ganado europeo también debe incluir el uso de tierra en Sudamérica para producir esa soya.

    Qué pasa con los concentrados

    Poore aseguró a la BBC Mundo que en su estudio “se tomó en cuenta la tierra usada tanto en concentrados como pasturas. “No hemos dejado nada por fuera”, aseguró y refirió que en cuanto a las diferencias entre la producción de carne en Europa y Sudamerica, el primero está basado en la intensificación y el uso de concentrados, de soya o maíz, especialmente en invierno, mientras que el segundo y en toda América Latina es posible producir carne en pasturas todo el año.

    “En algunos sitios como la pampa de Uruguay, Argentina y sur de Brasil, la pastura es nativa y muy productiva, allí no crecerá naturalmente un bosque, por lo que la ganadería es más amigable que en la Amazonía, donde debe haber habido desforestación”, sentenció.

    Producción en bosques deforestados

    No es la solución dejar de comer carne

    Otros expertos advierten que dejar de comer carne vacuna “no es la panacea” que describen muchos medios de prensa y uno de ellos, es el investigador estadounidense Frank Mitloehner, profesor de ciencia animal y calidad del aire en la Universidad de California, Davis, quien asegura que “dejar de comer carne no salvará el planeta“.

    El artículo publicado por Mitloehner en The Conversation llevaba como título “Sí, comer carne afecta el medio ambiente, pero las vacas no están matando el clima” y en el citó los datos de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos que señala que las mayores fuentes de gases de efecto invernadero de este país en 2016 fueron la producción de electricidad (28%), el transporte (28%) y la industria (22%). La agricultura representó un 9% y la producción animal menos de la mitad de esta cifra (3,9%).

    Un estudio de White and Hall, 2017 consideró que si todos los estadounidenses dejaran de comer carne, las emisiones de gases de invernadero del sector alimentos en ese país caerían solo un 2,6%.

    Mitloehner, cree que “renunciar a la carne y los productos cárnicos no es la panacea ambiental que a veces nos presentan” y alega que las investigaciones de Mazzatto con datos de la FAO, el “sector ganadero representa el 14,5% de las emisiones de gases de invernadero inducidas por el ser humano (datos del informe ‘Enfrentando el cambio climático a través de la ganadería’). La mayor parte de las emisiones son generadas por el transporte y los combustibles fósiles”.

    “Si realmente quieres tener un impacto significativo en el ambiente, debes volar menos en avión, usar autos más eficientes y transporte público, y aislar en forma más eficiente tu casa. Eso tendrá un mayor impacto que dejar de comer carne”, recalcó.

    Con texto de la BBC Mundo

    Seguir leyendo…

    ¡Alarmante! Niveles de gases de efecto invernadero alcanzan nuevo récord

    Se registra la concentración de gases de efecto invernadero más elevada en 3 mil millones de años

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...