• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En muchas ocasiones el ajo a veces resulta desagradable, para algunos morderlo en cualquier comida resulta de mal gusto, sin embargo, este alimento posee increíble propiedades a parte de su distintivo olor; no te dejes llevar por eso, si lo consumes a diario puedes prolongar tu vida y mejorar tu salud, aquí compartimos algunos de sus beneficios:

    Este alimento es rico en vitamina B, un compuesto esencial que reduce los niveles de homocisteína. Esta sustancia es la responsable de endurecer los vasos sanguíneos y de traernos múltiples problemas: los niveles altos de homocisteína provocan que la sangre esté “más espesa” y que se produzcan coágulos. Hay mayor riesgo de sufrir un trombo. Cuanto mayor es el nivel de este compuesto, más probabilidades existen de sufrir enfermedades de las arterias coronarias.

    El ajo es un antibiótico natural

    Fortalece el sistema inmunitario, ayudando a curar infecciones leves, así como favorece la cicatrización de las heridas, su poder antimicótico podría ser eficaz en el momento adecuado. Igualmente, puede ser perfecto para tratar gripes y resfriados.

    Como buen antibiótico natural, también es un excelente descongestionante,  para tratar problemas pulmonares. Si sufres de sinusitis o estás pasando una época con mucha tos, puedes hacer vahos o prepararte algún jarabe a base de ajo.

    De igual manera, se puede decir que el ajo es bueno para el hígado, ante todo, un buen desintoxicante del organismo. Ayuda a depurar toxinas, a eliminar parásitos y a liberar del cuerpo esos metales pesados como el mercurio o los restos de medicamentos que el hígado no puede procesar. El ajo es rico en vitaminas A, B y C, muy adecuadas para estimular las funciones hepáticas.

    Para algunos cuidar la piel es primordial, si queremos cuidar nuestra piel adecuadamente, consumir un diente de ajo cada día en ayunas ayuda a tener una piel bella, tersa y más joven. El ajo es rico en antioxidantes, que nos permiten proteger y regenerar la piel. Estimula la renovación celular y combate el acné.

    Al comer ajo lo notarias en tu cuerpo

    Contribuye a reducir los niveles de colesterol, el ajo contiene alicina, una sustancia muy terapéutica para cuidar de nuestro sistema cardiovascular. Tanto es así que consumir cada día un diente ajo natural puede reducir el colesterol malo en un 9 %.

    Es capaz de combatir la anemia, este alimento eleva las defensas y nos protege de muchas enfermedades, cuida la salud de nuestra sangre y le aporta múltiples vitaminas y minerales. El ajo estimula los jugos gástricos y hace que podamos digerir mejor el hierro. Comerlo es saludable, las digestiones se realizan mucho mejor. El hígado y el páncreas optimizan sus funciones.

    Continúa leyendo…

    La alcachofa: Es mucho más que un alimento sabroso y un depurativo natural

    Limpia tu piel con chocolate amargo y entérate de sus beneficios

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...