• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    La obesidad constituye la mayor amenaza nutricional de la región. Uno de cada cuatro adultos lo padecen y  cada año se suman 3,6 millones de personas obesas en América Latina y el Caribe.

    “La obesidad está creciendo descontroladamente. Unos 250 millones de personas viven con sobrepeso, el 60 por ciento de la población regional. La situación es espantosa”, afirmó Julio Berdegué, representante regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

    La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, manifestó que la desnutrición, la obesidad y el sobrepeso afectan particularmente a las poblaciones más vulnerables, por lo que urge un enfoque multisectorial.

    Adelantó que la política gubernamental debe asegurar desde el acceso a los alimentos balanceados y saludables hasta abordar otros factores sociales de importancia como el derecho a la educación, el agua, saneamiento y los servicios de salud.

    “Debemos avanzar en el acceso a la salud universal para que todas las personas puedan recibir la atención y medidas de prevención que necesitan por temas de malnutrición y sus consecuencias a largo plazo”, expresó.

    La desigualdad agrava el hambre, la desnutrición y la obesidad, al tiempo que impacta más a las personas de menores ingresos, mujeres, indígenas, afrodescendientes y familias rurales de Latinoamérica y el Caribe.

    En América Latina el 8,4 por ciento de las mujeres padecen de inseguridad alimentaria severa con respecto al 6,9 por ciento de los hombres; mientras que, en 10 países de la región, el 20 por ciento de los niños y niñas más pobres sufren tres veces más la desnutrición crónica que igual porcentaje de la población infantil más rica.

    El informe detalla  que una de las principales causas del alza de la malnutrición en las poblaciones vulnerables son los cambios que sufren los sistemas alimentarios de la región, desde su producción hasta el consumo.

    Los sectores más excluidos de la sociedad aumentaron el consumo de alimentos saludables como leche y carne, muchas veces deben optar por productos con alto contenido en grasa, azúcar y sal, debido a su menor costo.

    En ese sentido, la FAO, la OPS, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia y el Programa Mundial de Alimentos llamaron a los países a aplicar políticas públicas que combatan la desigualdad y promuevan sistemas alimentarios saludables y sostenibles.

    Sigue leyendo…

    ¡Adiós dieta! Desarrollan fármaco que ayuda a prevenir la obesidad

    No se debe hablar de obesidad infantil sino de obesidad en general

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...