• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Comunidades nativas de Brasil luchan por el derecho a poder sembrar cultivos transgénicos en las tierras de sus reservas, ya que la ley brasileña no les permite usarlas para agricultura comercial ni asociarse con agricultores no-nativos.

    Actualmente deben vender la cosecha de maíz y soya transgénica de forma ilegal, por lo cual algunas tribus enfrentan una millonaria multa de 33 millones de dólares. A pesar de la oposición de ecologistas, reguladores y antropólogos, las ganancias de estos cultivos han permitido a los indígenas brasileños mejorar su calidad de vida accediendo a comprar autos, teléfonos celulares, televisores HD, refrigeradores, cama y techo para sus chosas, internet, maquinaría agrícola, han mejorado sus escuelas y hospitales, además de becas universitarias.

    El matorral de la sabana, donde el jefe João Ponce una vez cazaba ciervos y jabalíes en Brasil, ha dado paso a ordenadas hileras de soja y maíz que un tractor rocía con herbicidas. En el siguiente campo, los silos de grano plateado brillan bajo el sol ardiente.

    Ponce es el jefe de la comunidad indígena Uirapuru, que ha permitido a los agricultores locales producir cultivos en un tercio de su reserva de 18,000 hectáreas en el suroeste del estado de Mato Grosso.

    La décima parte o menos de las cosechas ha ayudado a los nativos de Pareci a comprar autos y teléfonos inteligentes, reemplazar hamacas con camas y equipar sus chozas con techo de paja con televisores de pantalla panorámica, refrigeradores y antenas de Internet de banda ancha.

    “Estamos rodeados de agricultores. Ya no podemos vivir de la caza. Los animales se han ido “, dijo, sentado en una hamaca en su cabaña con techo de paja.

    Pero la asociación con agricultores no nativos, alimentada por una insaciable demanda de soja brasileña en China y otros mercados, es ilegal y ha alarmado a los ambientalistas.

    El regulador ambiental de Brasil, Ibama, multó esta semana a seis comunidades nativas y una docena de agricultores en tierras de reserva por usar cultivos genéticamente modificados (GM) y dedicarse a la agricultura mecanizada a gran escala. Ambos están prohibidos en tierras de reserva.

    Las multas sin precedentes por un total de 129 millones de reales ($33 ​​millones de dólares) marcan una escalada inesperada en una disputa entre agencias federales rivales, ambientalistas, agricultores y grupos de defensa nativa sobre las tribus indias que entran en la agricultura comercial en el cinturón agrícola en rápida expansión de Brasil.

    “No estamos apuntando al indígena. Él ha sido asediado, cooptado. Él es una víctima, y ​​el ambiente de las reservas se ve perjudicado por esta presión por la tierra”, dijo René de Oliveira, principal agente de la agencia.

    Dijo que el uso de la soja transgénica fue el peor crimen porque nadie sabe el impacto ambiental que tales cultivos pueden tener sobre la biodiversidad de las áreas protegidas como las reservas.

    La represión podría significar problemas para las principales empresas de comercialización de granos, como ADM, Cargill y Bunge, si son sorprendidas comprando soja cultivada en tierras nativas.

    “Las compañías pueden ser multadas porque a los nativos no se les permite cultivar transgénicos y los comerciantes no pueden comprar en las reservas”, dijo Oliveira.

    Cargill dijo en un comunicado enviado por correo electrónico que solo ha comprado productos originarios de propiedades en cumplimiento de la legislación brasileña y verificó su estado antes de cualquier transacción comercial. ADM no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios. Bunge dirigió una solicitud a la asociación de procesadores de soja Abiove.

    Cinco casas de comercio de granos, incluyendo Cargill y Bunge, fueron multadas recientemente con 24,6 millones de reales por comprar cultivos cosechados en tierras deforestadas ilegalmente en el Amazonas.

    Los agricultores locales dijeron que era muy difícil rastrear el origen de los granos porque los comerciantes solo necesitan solicitar la identificación fiscal del vendedor y no la ubicación o el tamaño de la plantación.

    Eso ha hecho que sea más fácil para las tribus que buscan sacar provecho de un auge de los agronegocios, convirtiendo su sabana codiciada en tierras de cultivo fértiles con los conocimientos de los agricultores blancos.

     

    México enfrenta denuncias por violar los derechos de las comunidades indígenas en materia de transgénicos

    Pequeños productores agrupados en el Mucech piden limitar el uso de agroquímicos y transgénicos

     

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...