• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    En Venezuela un grupo de científicos  y campesinos locales se han dado a la tarea de salvar al “Spinus cucullata”, mejor conocido como Cardenalito.

    Ésta especie es uno de los 1.400 tipos de  aves que hay en Venezuela, que ocupa el sexto lugar en el mundo en diversidad de especies. La caza, el comercio ilegal y la deforestación han puesto en “peligro crítico de extinción” a esta pequeña ave que se considera un ícono de la fauna venezolana.

    Las previsiones más optimistas consideran que hoy podría haber unos 3.000 Cardenalitos, pero se teme que la población podría llegar a unos 300 en vida silvestre. Al comparar la población de tres millones que había a inicios del siglo pasado con los registros actuales, se evidencia que ha enfrentado una devastadora tasa de extinción en las últimas décadas.

    Un grupo de científicos locales y estadounidenses emprendió una iniciativa internacional para preservar lo que queda de la icónica ave. El veterinario Miguel Arvelo -coordinador local de la “Iniciativa Cardenalito” y miembro de la asociación privada local Provita- admite que “no es un período de muchos años el que creemos que quedan con Cardenalitos sino hacemos algo al respeto en este momento”.

    “Iniciativa Cardenalito” inició hace tres años en Estados Unidos, en el Instituto Smithsoniano, en colaboración con el estatal Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas y la organización no gubernamental local Provita.

    Sin embargo, no fue sino hasta septiembre del año pasado cuando arrancó el primer proyecto en las montañas de la región de Carayaca, en el estado costero de Vargas, para crear junto a los agricultores una zona de cultivo de café que pudiera convertirse en un hábitat seguro que sirva para insertar el ave y asegurar su supervivencia.

    Esta iniciativa es la primera de su tipo que se desarrolla en Venezuela, afirmó, Cristina Sainz, presidenta de la Unión Venezolana de Ornitólogos, que precisó que en otros países de la región como Colombia también se han llevado adelante proyectos para crear hábitats y reservas para aves en riesgo.

    En un zoólogico en Turmero, estado Aragua, se espera criar a partir del próximo año a unos 200 individuos que, sumados a los 25 que tiene el Instituto Smithsoniano, podrían convertirse en el “Arca de Noé” para garantizar que la especie no desaparezca.

    Otras noticias de interés

    La Cueva del Guácharo de Venezuela, un templo de aves en El Caribe

    En Venezuela promueven una “lista verde” de especies autóctonas para la alimentación

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...