• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Parece que todo un puñado de las aves más raras y hermosas del mundo se está extinguiendo en la naturaleza, incluyendo al guacamayo de Spix, de hermoso azul brillante, que inspiró la película de animación Rio.

    Un nuevo estudio de BirdLife International, publicado en Biological Conservation, ha utilizado un novedoso enfoque estadístico para evaluar si 51 especies de aves apenas vistas, se han extinguido durante la última década.

    Así descubrieron que al menos ocho especies de aves deberían agregarse a la lista de extinciones confirmadas o sospechadas. Esta lista incluye el recogedor de follaje de Alagoas, el ticotico críptico y el po’o-uli, todos los cuales parecen estar totalmente extintos, sin individuos en la naturaleza o incluso en cautiverio.

    El guacamayo de Spix (Cyanopsitta spixii) que aparece en la película Río (2011), sobre un macho criado en cautiverio que va a Brasil a aparearse con la última hembra salvaje conocida de su especie, ahora se cree extinto en la naturaleza. Otras aves posiblemente aves extintas incluyen el guacamayo Glaucous, el búho pigmeo del Norte, el avefría javanesa y el lori diadema de Nueva Caledonia.

    Los humanos, por supuesto, son los principales sospechosos de las recientes extinciones.

    “Las actividades humanas son los principales impulsores de prácticamente todas las extinciones recientes”, dijo a IFLScience Stuart Butchart, científico jefe de BirdLife International y autor principal del documento.

    Cyanopsitta spixii

    “Es cierto que la tasa de extinciones en los continentes es más alta que nunca. Y que la tasa seguirá aumentando si no hay esfuerzos concertados de conservación”, advirtió.

    En los últimos siglos, la gran mayoría de las aves extintas vivía en pequeñas islas. Aunque la caza y la captura a menudo desempeñaban un papel importante, con mucha frecuencia su desaparición se debía a una especie invasora.

    Sin embargo, ahora estamos viendo una tendencia diferente. La mayoría de estas especies se han extinguido como resultado de la deforestación y las pérdidas de hábitat en Brasil y otros bosques sudamericanos continentales.

    El nuevo proyecto de investigación llevó más de ocho años de estudio de literatura científica, informes de avistamientos e información proporcionada por expertos. BirdLife International recolectó los hallazgos con la esperanza de que los nuevos conocimientos se utilizarán para informar y actualizar la Lista Roja de la UICN, la guía para el estado de conservación de los animales.

    “Determinar la tasa es difícil debido a los retrasos en el tiempo para determinar si una especie se ha perdido, por lo que probablemente haya más especies perdidas en la última década o dos, que no declararemos extinguidas por unos años más”, explicó Butchart.

    El estudio también arrojó algunas noticias optimistas que, como advierten los investigadores, son solo un débil atisbo de esperanza. Se refiere al carricero de Moorea de la Polinesia Francesa, que aunque está en la lista de ‘En Peligro Crítico’ (Presunto Extinto), el estudio recomienda la reclasificación como soloEn Peligro Crítico, sin presunción de extinción. El último avistamiento reportado del ave fue en el 2000, sin embargo, el estudio argumenta que la falta de búsquedas específicas podría significar que los individuos todavía están por ahí.

    Fuente: IFLScience

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...