• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    De todas las criaturas prehistóricas que quedaron atrapadas en el ámbar, un caracol resulta ser sorprendente.

    Pero eso es exactamente lo que han encontrado los paleontólogos. Se han observado por primera vez tejidos de caracol prehistórico, tan perfectamente conservado que su delicada cáscara está intacta. Una segunda concha de caracol, menos conservada, también se encuentra en el mismo trozo de ámbar.

    Encerrados en un ámbar de Myanmar de 99 millones de años, los caracoles provienen del Cretácico, cuando algunos de los dinosaurios más queridos del mundo, como T. rex, velociraptor y triceratops, pisaron la Tierra.

    Su morfología sugiere que son ancestros de la familia Cyclophoridae, de caracoles terrestres. Esto los convierte no solo en los caracoles más antiguos que se hayan encontrado jamás en ámbar, sino que también los ubicaría entre los cicloporoidios más antiguos de Asia.

    Los caracoles son extraordinariamente vulnerables. Sus cuerpos son suaves y blandos, y sus exoesqueletos, también conocidos como conchas, son frágiles.

    Algunos se han conservado en registro fósil, pero los caracoles preservados en ámbar son excepcionalmente raros.

    Xing et al., revista Cretaceous Research, 2018

    Esta pieza, adquirida a un coleccionista de fósiles privado en 2016, es 70 millones de años más antigua que cualquier otro tejido blando de caracol que se haya identificado hasta la fecha. Y es bastante excepcional, incluyendo la cabeza, el pie y el tallo ocular de un espécimen joven.

    “La antigua resina de árbol tiene un potencial de conservación excepcional; captura los detalles más finos de los organismos fósiles de millones de años de antigüedad en un perfecto espacio 3-D, tanto que parece como si ayer hubieran sido atrapados en la resina”, dijo el paleontólogo Jeffrey Stilwell, de la Universidad de Monash en Australia, a National Geographic.

    Debido a que el caracol es tan joven, es difícil identificarlo con certeza, aunque tiene varias características morfológicas que son comparables a las de otras especies de Cyclophoridae, fósiles y vivas, como el opérculo, una especie de “tapa” que el caracol usa para sellar su cáscara.

    Lo que puede ser aún más interesante es que el caracol probablemente estaba vivo cuando quedó atrapado en el ámbar. Lo revela su cuerpo estirado y distorsionado, con una burbuja de aire alrededor de su cabeza.

    “Las partes blandas del caracol están muy estiradas, y esto podría representar un intento de escape en vano”, escribieron los investigadores en su artículo, publicado en la revista Cretaceous Research.

    Xing et al., revista Cretaceous Research, 2018

    “Dado que el caracol aparentemente estaba sepultado en resina de árbol mientras estaba vivo, esto podría explicar la pronunciada distorsión en los tejidos blandos conservados”, explican.

    La probable secuencia de eventos, según la hipótesis, era que el pequeño caracol se arrastraba cuando la resina comenzó a cubrirlo. Se estiró, en un intento de escapar, pero no logró huir de la resina que fluyó alrededor de su cuerpo.

    El caracol es otro impresionante hallazgo entre los innumerables que se han realizado en ámbar de Myanmar en los últimos años. Desde hace aproximadamente 99 millones de años, este sitio ha guardado piezas de incalculable valor científico, revelando un gran nivel detalles de la región durante el Cretácico.

    Los descubrimientos anteriores incluyen una cola de dinosaurio cubierta de delicadas plumas, la primera en su tipo; un peculiar arácnido con cola larga en forma de látigo; un pequeño pájaro prehistórico, de una especie que murió con los dinosaurios; el camaleón más antiguo conocido del mundo; una “hormiga vampiro” con una punta de metal en su cabeza; ranas prehistóricas y una serpiente bebé.

    El caracol en ámbar ahora está en la colección del Instituto Dexu de Paleontología en Chaozhou, China.

    Fuente: Science Alert

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...