• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    El macho de la araña pavo real (Maratus volans) es una criatura única que seduce a sus compañeras con una exhibición extravagante, cargada de colores del arcoíris en su parte trasera. No es particularmente sorprendente, entonces, que la percepción del color sea una ventaja evolutiva en esta especie. En 2017, los biólogos confirmaron que, a diferencia de la gran mayoría de los arácnidos, las arañas pavo real realmente ven en color.

    Ahora los científicos quieren saber si esta capacidad de percibir el color se extiende a sus parientes más sobrios, como los Lycosidae, por ejemplo, entre los cuales está la tarántula. La respuesta resultó ser sí, pero solo si se trata del verde.

    A diferencia de los humanos con visión tricromática, las Lycosidae tienen una visión dicromática. Esto significa que mientras nosotros podemos detectar la luz roja, verde y azul, estas criaturas de ocho patas solo pueden distinguir la luz verde y la ultravioleta.

    George Uetz, profesor de biología en la Universidad de Cincinnati en Estados Unidos, presentó una investigación sobre este tema con sus alumnos en la reunión de la American Arachnological Society de junio. Su laboratorio contiene aproximadamente 1.200 arañas Lycosidae, lo que es una pesadilla para los aracnofóbicos pero el entorno ideal para estudiar el comportamiento de estas arañas.

    Para probar su percepción del color, el equipo observó cómo las arañas machos y hembras reaccionan al video de una araña que corteja, una demostración que generalmente implica una gran variedad de movimientos. Mediante la digitalización de la escena, los investigadores pudieron ajustar el color y la intensidad del fondo y de la araña.

    La araña pavo real despliega vivos colores en su ritual de apareamiento y, a diferencia de la tarántula, puede ver una variedad de ellos.

    Entonces se observó que las arañas hembras se volvieron más comunicativas cuando había un alto contraste entre la araña que cortejaba y el fondo. Hubo una mejor respuesta cuando el video se fijó en monocromo o color, en comparación con la versión en escala de grises. Curiosamente, el color también fue importante para las arañas macho, quienes, en este escenario, intentan aprender e imitar los rituales de apareamiento de las otras arañas macho.

    “Encontramos que para las arañas hembras, la intensidad importa más que el color”, dijo Uetz en un comunicado. “Pero para los machos el color también importa. Ese es el hallazgo extraño, esto no esperábamos en absoluto”, agregó.

    La capacidad de distinguir el verde en oposición a cualquier otro color tiene un propósito evolutivo. Es probable que los despliegues de apareamiento, que tienen lugar en primavera y verano, tengan lugar en un ambiente donde domina el verde y, como los investigadores descubrieron, la vista de la araña parece cambiar según la temporada.

    “Eso tiene mucho sentido, porque a principios de la temporada, cuando las arañas empiezan a salir no hay hojas en los árboles, así que hay luz de amplio espectro”, explicó Uetz. “Pero a medida que cambian las estaciones, salen las hojas y todo se vuelve verde. Las arañas deben poder ver el contraste contra muchos fondos de color”, explica el investigador.

    Aquí puedes ver un video de una araña Lycosidae haciendo su danza para atraer a su compañera.

    Fuente: IFLScience

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...