• EC | Edición Mundo
  • El Ciudadano | Edición Chile
  • El Ciudadano | Edición Venezuela
  • Una sociedad plural y democrática necesita diferentes miradas del mundo. Desde El Ciudadano diaria y oportunamente, nuestras letras están en favor de construir una mejor sociedad y un mundo más justo.
    Que exista periodismo independiente también depende de ti.

    Un tardígrado “posando para” Nicole Ottawa / Real Sociedad Fotográfica de Londres

    Los tardígrados son unos animales inverosímiles, pequeñísimos y súper poderosos. Con cuerpos parecidos a gusanos y de medio milímetro de largo, son esencialmente imbatibles.

    Los micro animales de ocho patas no son raros; literalmente se encuentran en todas partes en la Tierra, pero gracias a su resistencia y a su aparición en la serie Cosmos, los “osos de agua” (como también se les llama) se han ganado una gran cantidad de seguidores.

    Hace poco una nueva especie de tardígrado fue descubierta en un estacionamiento en Japón y ha sido descrita oficialmente en un documento de PLOS One.

    El Macrobiotus shonaicus fue hallado por primera vez cuando el investigador Kazuharu Arakawa tomó un raspado de musgo que estaba en el borde de un área pavimentada en las afueras de su edificio en la región de Shônai.

    “La mayoría de [las] ​​especies de tardígrados se han descrito a partir de musgos y líquenes, por lo que cualquier colchón de musgo parece ser interesante para las personas que trabajan con ellos”, dijo Arakawa a Live Science.

    Después de llevar su muestra al laboratorio, Arakawa observó algo inesperado: los individuos no solo estaban prosperando en el entorno artificial, sino que habían comenzado a reproducirse; un evento raro para estos organismos. Al mirar los huevos resultantes con un microscopio electrónico de barrido, los investigadores vieron algo aún más extraño.

    La forma redonda y sólida de los huevos los colocó en el gran grupo taxonómico tardígrado llamado Macrobiotus hufelandi, sin embargo la superficie tenía una textura inusual, con especies de protuberancias crateriformes coronadas por un anillo de filamentos similares a tentáculos. Esta característica sugirió que el tardígrado estaba relacionado con dos especies que se encuentran en África y América del Sur.

    Sin embargo a diferencia de otros tardígrados de M. hufelandi, los especímenes no se comieron a los diminutos animales acuáticos conocidos como rotíferos; en cambio eran de lo más felices comiendo algas.

    Un análisis genético posterior reveló que su secuencia de ADN era diferente de todas las demás registradas. En este punto, Arakawa buscó colaboración en los polacos Daniel Stec y Łukasz Michalczyk; expertos en tardígrados. Así fue como el trío determinó que M. shonaicus era de hecho una nueva especie: la 168ª identificada en Japón y el primer nuevo miembro del grupo hufelandi, que se encuentra en el este de Asia.

    Además de la novedad de encontrar una especie antes desconocida, observar el pronto apareamiento de tardígrados dará a los investigadores una idea de su ciclo de vida, que es relativamente misterioso.

    “Es un modelo ideal para estudiar la maquinaria de reproducción sexual y los comportamientos de los tardígrados”, dijo Arakawa. “En realidad ya estamos enviando otro documento que describe sus comportamientos de apareamiento”, agregó.

    Aquí pueden ver un video de un M. shonaicus produciendo un poco de caca:

    Suscríbete a nuestros boletines informativos y recibe diariamente la información más importante publicada en elciudadano.com

    * indicates required

    A qué ediciones te quieres suscribir?


    •  
    •  
    •  
    Loading...